El cubano Guillermo Rigondeaux está trabajando de la mano del reconocido entrenador Pedro Díaz en un estilo más espectacular de lo que ha estado mostrando en los últimos tiempos, y esperan demostrarlo este 12 de marzo cuando se enfrente en la Echo Arena de Liverpool, Inglaterra, al ascendente James Dickens.

Ante la falta de oportunidades en suelo estadounidense, donde las cadenas de televisión le han cerrado algunas puertas, a Rigondeaux no le quedó de otra que ir a la casa de su novel rival para demostrar que está en una nueva faceta de su carrera, quizá una que ofrezca a la mayoría de los fans en el boxeo esa sensación de satisfacción.

“En el boxeo profesional uno tiene que llenar el ojo de los fanáticos, la gente paga por ver algo y estamos haciendo un trabajo más específico en cuanto a dar show, los que saben de boxeo saben que no se puede cambiar de un día a otro un estilo, Rigondeaux ha sido un grande y sé que se pueden hacer buenas cosas, queremos darle al público lo que quiere, un gran espectáculo, una pelea en la que la gente quede contenta”, expresó Díaz.

Entre lo que están trabajando, Díaz reveló que se está buscando que Rigondeaux se quede un poco más en la distancia corta para que con mayor frecuencia de golpeo pueda dar de qué hablar. “Los grandes boxeadores saben que ese estilo de pelea hace que un buen peleador luzca”, explicó.

Rigondeaux (16-0, 10 KO) dijo que esta pelea ante Dickens (21-1, 6 KO) es una posibilidad para demostrar su calidad como boxeador y dijo esperar desde ya al ganador de la pelea entre Scott Quigg y Carl Frampton, quienes pelearán el 27 de febrero en Manchester, Inglaterra.

Leave a Reply

Your email address will not be published.