Bernard Hopkins finalizó su ilustre y longeva carrera boxística expulsado del cuadrilátero, virtual y realísticamente, por Joe Smith a los 53 segundos del octavo asalto este sábado en El Forum de Los Ángeles.

El neoyorquino retuvo así el título internacional de peso semi completo del Consejo Mundial de Boxeo, luego de mandar a Hopkins al retiro. El propio Hopkins confesó después del combate que una lesión sufrida en su tobillo le impidió continuar el combate.

Al momento de detenerse el combate, Hopkins aventajaba en la tarjeta del juez Pat Russell 67-66, mientras que los jueces Thomas Taylor y Tim Cheatham tenían al frente a Smith 69-64 y 67-66, respectivamente.

Hopkins se vio lento y sus piernas reflejaron su edad durante gran parte de la pelea.

Fue un pleito dominado siempre por el más joven de los contendientes, cuyo final se produjo cuando Smith conectó un perfecto gancho de izquierda a la quijada del que fuera dos veces campeón mundial, junto a una esquina neutral.

Hopkins sintió el efecto y se dobló, enredado entre las cuerdas, lo que aprovechó el neoyorquino para dispararle a mansalva, una serie de combinaciones, que terminaron por hacer que el legendario pugilista se fuera de espaldas, fuera de la tarima, para aterrizar en el piso.

Bernard fue de inmediato atendido por el cuerpo médico a cargo de la pelea y se decretó que no podía volver a la contienda, a pesar de sus protestas, ya que él viejo guerrero pretendía regresar a la batalla.

El reglamento de box establece que cuando un peleador se sale del cuadrilátero como producto de un golpe legítimo, cuenta con 20 segundos para regresar al encordado, tiempo que fue superado y por mucho, en este caso.

A Smith, se le otorgó un triunfo por nocaut técnico, y deja su historial boxístico en 22-1, con 19 KO, mientras que la leyenda de Hopkins finaliza con 55-8-2, con 32 KO.

Leave a Reply

Your email address will not be published.