La noche del 23 de junio en el gimnasio de la federación se realizó una velada preparatoria para los cadetes de la selección nacional, donde se desarrollaron los combates previos para los jóvenes y la necesidad que tengan topes a la justa deportiva a realizarse en octubre. Pero uno de los elementos perjudiciales fue la actitud deportiva de los clubes privados, principalmente el club Vitalis, que tiene una cadena de gimnasios ubicados en la capital. Sus dos púgiles uno de origen dominicano y el otro chileno, mostraron actitudes poco deportivas, burlándose de su oponente y dando golpes de martillo para el caso del dominicano en la zona parietal del cráneo, mientras que el otro debutante, mostraba la espalda, se burlaba de su contrario con pasos ridículos que francamente solo son gasto de energía, sumado a una pésima copia de la guardia roller shoulder, usada con habilidad por Floyd Maywheter, cosa que en ningún caso sucedió esa noche. Más allá de las pésimas elecciones defensivas de sus preparadores, el problema escriba en la enseñanza del deporte, ya que lo que buscamos como preparadores es formar y educar, en este caso en particular más allá de las apreciaciones técnicas que fueron materia del fallo del juez, lo que es preocupante es la ética a la hora de formar jóvenes en el boxeo, ya sea para competir o simplemente aprender por deporte, en ambos casos la reglas del boxeo deben ser aplicadas, reglas que existen desde 1865 creadas por el marqués de Queensberry, por lo tanto no hablamos de nada nuevo.

Si bien es cierto existe siempre una picardía al enfrentar un rival y buscar su desconcentración con ciertos trucos mentales, esto no es las vegas es una competición previa a juegos normados bajo reglas AIBA y los jueces y árbitros hacen su trabajo adecuadamente, el problema es el boxeo fitness, que tiene como meta llevar la mayor parte de “clientes” al gimnasio que cumplan su hora, se vallan satisfechos y listo. Lo me parece muy bien si van a levantar pesas, pero esto es un deporte que se practica hace 300 años en la época contemporánea  con más de 7000 años de historia, desde orígenes de la humanidad, por esta razón el ring y el recinto se respetan tanto en la etiqueta de sus esquinas como sus boxeadores, se respeta el rival, el cuerpo de árbitros y jueces y el público. Primero enseñar “el deporte” cosa que parece que los instructores olvidaron y después cuando exista un elevado dominio de la técnica, los juegos mentales. Al realizar veladas es muy importante que no sea un circo romano y si los clubes no federados quieren participar, deben saber que este deporte ante todo está regido por un estricto código moral y ético, que es el que lo ha hecho perdurar en nuestro país por más de 110 años.