Desde Lota llego a la capital, a un campeonato nacional amateur, que por esos años se realizaba todos los años en Santiago y la verdad no agrado al público. Era el año 1943, en la capital el boxeo era parte de los panoramas preferidos de la población, el torneo en si venció al “chico Verdugo” de la Naval, uno de los equipos más fuertes, paso a la siguiente ronda frente al santiaguino Miguel Ruiz, pero en semifinales, cayó ante el representante de Antofagasta. Pero en 1944 volvió, este fue su año, derroto en la final al representante de Viña del Mar Arturo Cisternas y ese mismo año fue al Latinoamericano de Montevideo perdió la final, y la misma historia se repitió en 1945 en Buenos Aires. La prensa nacional, acuso robo en las dos ocasiones, una mala costumbre que parece conservamos hasta nuestros días.

Celestino Gonzales poseía un estilo muchas veces, poco comprendido por los aficionados, con un estado de defensa “natural” como es definido por los cronistas. Se adaptaba a los ataques y respondía según la situación, en el ataque partía desde una línea baja y ascendía, muy común en el boxeo de 1940-1950 Carmen Basilio, Lazlo Papp, Arturo Godoy, arremetían en ofensiva desde ángulos bajos. Le faltaba “punch” dicen en Revista Estadio. En 1946 venció al duro noqueador santiaguino Juan Córdoba, demostrando su superioridad nacional, ese año el campeonato latinoamericano amateur se realizó en Santiago, donde fue campeón, y en 1947 gano en Sao Paulo y En 1948 en Buenos Aires. Siendo 5 veces consecutivas campeón nacional y 3 veces campeón latinoamericano en 1946-1947-1948.

En 1948 se realizarían las olimpiadas de Londres, y Celestino Gonzáles fue el elegido, seria esta su gran prueba, en los combates preliminares venció a Polonia y Uruguay, pero en cuartos de final, ante España fue descalificado por golpear con la “mano abierta” el árbitro considero que era una falta grave y fue eliminado del certamen mundial. Los entrenadores y la prensa, culparon a los “guantes” los cuales eran angostos, que daban semejante impresión, nuevamente buscando culpables en otros. Así y todo, Celestino Gonzáles, domino la escena nacional, en desde 1943 hasta 1949. Fue un púgil hábil, con inteligencia innata sobre el ring, sin estilo determinado y con poca pegada, pero con todas sus deficiencias de estilo logro, dominar 5 años seguidos el torneo nacional amateur y ganar tres campeonatos latinoamericanos. Así como hace 70 años atrás las provincias siguen entregando lo mejor del boxeo amateur.