El 15 de septiembre, el T-Mobile Arena de Las Vegas será protagonista de uno de los mejores combates del año. Gennady Golovkin y Saul Canelo Álvarez disputarán la revancha de la pelea que hicieron en 2017, y que dejó un empate dividido, por los títulos mundiales AMB, CMB e IBO de peso mediano.

En realidad, este combate estaba pactado para mayo, pero un control antidoping le dio como resultado al mexicano que tenía clenbuterol y fue suspendido por la Comisión Atlética de Nevada. En cuanto a esta situación, Canelo dijo que el kazajo intentará sacar algún tipo de ventaja: “Creo que pone excusas porque sabe que el 15 de septiembre va a perder y quiere aprovechar eso”, expresó a ESPN Deportes.

Además, el púgil americano explicó lo de la sustancia encontrada: “Deberían investigar porque el clenbuterol no es un esteoide, no te ayuda en el rendimiento ni en los músculos. Lejos de eso, creo que deberían investigar antes de hablar”, cerró.

TE PUEDE INTERESAR