La reciente decisión del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) de asignar una etiqueta de “Campeón de franquicia” al campeón mundial de peso mediano Saúl “Canelo” Álvarez, fue objeto de burla por parte de Luis Orti

Él será un ex campeón después de nuestra pelea, asi de simple” dijo Ortiz ,  (31-1, 26KOs; 2 NCs). “Gente como ( Dillian Whyte) está preocupada por que el CMB haya dejado el título y se haya convertido en un campeón de la franquicia. Lo que más les preocupa es enfrentarme a mí una vez que el cinturón está alrededor de mi cintura “.

El zurdo cubano de 40 años (supuestos),  entrena en Miami, estuvo peligrosamente cerca de derrotar a Wilder en su emocionante batalla en marzo de 2018. Ortiz se recuperó de una caída a mitad de la pelea para aturdir gravemente al campeón defensor hacia el final del séptimo asalto.

Inmediatamente después se produjo una pequeña controversia, ya que Wilder fue salvado por la campana y luego se le concedió un tiempo misterioso de espera prolongado, ya que fue examinado por un médico de primera fila antes del inicio del octavo asalto. Ese episodio bastante inexplicable, dio paso a toda clase de rumores, sobre que paso entre el médico y Wilder.

Ortiz ha ganado tres peleas consecutivas desde entonces, incluyendo un par de nocauts para cerrar 2018. Su desempeño más reciente fue extraño, contra un flojo Christian Hammer, que casi no lanzaba golpes, en marzo pasado. Fue suficiente para extender su racha de victorias y también para asegurar una segunda oportunidad contra Wilder.

“Todos pueden dejar de preocuparse por lo que sucederá si gana, porque eso es lo único que no sucederá”, promete Ortiz. “Olvídate del campeón de la franquicia, prepárate para llamarme campeón del CMB después de vencer a Deontay Wilder.”

Si el CMB todavía quiere recuperar un título para Wilder, solo pueden llamarlo campeón de negocios, porque esa franquicia se está cerrando“. Ortiz, vende su pelea y se espera un buena revancha. Sin embargo la edad es un factor a tomar en cuenta, como lo fue durante su ultimo combate, aunque con posteridad a Joshua-Ruiz, en los pesados puede pasar cualquier cosa.