Tyson Fury hablo mucho, dijo que vencería a Ruiz con una mano, que Joshua era un invento, que le gustaban las manos derechas en su rostro, que Wilder no tenia nada excepto su poder y que Ortiz tenia 147 años. También creo un montaje burlesco, para auto proclamarse Rey gitano, en el pesaje se burlo de su oponente, el sueco Otto Wallin. Hasta aquí todo en clave Fury, llamar la atención y dar espectáculo. Pero Wallin salio a pelear, cosa con la que el relajado Fury no contaba.

Fury, fue cortado dos veces en el tercero por una mano izquierda del sueco zurdo y fue al hospital inmediatamente después de que se anunciara un ganador de puntos por unanimidad.

Pero el promotor Frank Warren confía en que Fury no necesitará cirugía y estará listo para enfrentar a Wilder en su fecha del 22 de febrero si el estadounidense vence a Luis Ortiz en noviembre.

Warren dijo: “El médico dijo que era un corte limpio, por lo que no necesita microcirugía en el interior y dijo que cosería bien“.

Tiene cinco meses hasta febrero y veremos qué sucede“, dijo. “Por supuesto que necesita descansar porque ha estado en el campamento durante un año.”

Tiene un corte, no puede entrenar con un corte. Todo lo que tiene que hacer es mantener un peso decente para trabajar cuando pueda estar en el gimnasio entrenando.”

No lo detendrá corriendo, no lo impedirá hacer otras cosas”. Necesita un descanso, necesita un descanso con su familia. Tendrá un par de meses libres y tres meses para prepararse para la pelea ”.

Pero el agente de Fury temía que la pelea se detuviera ya que la sangre brotaba de una herida sobre su ojo derecho y otro corte en el párpado.

El médico de primera fila revisó los cortes dos veces, pero el árbitro Tony Weeks permitió que continuara el combate, lo que mantuvo vivas las esperanzas de la revancha con Wilder.

El cutman mexicano Jorge Capetillo dijo: “Ese fue probablemente el peor corte que he visto

Pero conocía la capacidad de Tyson, conocía su experiencia y su voluntad de pelear, así que sabía que tenía que hacerlo bien, arriesgar mi trabajo y hacer el trabajo para que pudiera seguir luchando y no ser detenido”.

Me sorprendió que el médico no lo detuviera porque se puso realmente mal, pero estaba haciendo todo lo posible para mantenerlo limpio y tratar de evitar que la sangre caiga en sus ojos.

Fury, si es que es capaz de aprender, tiene que tomar las lecciones de un combate que en el papel era muy fácil, sin embargo se extendió producto de su propensión a hablar demasiado antes de sus combates. Este grave corte afectara su preparación contra Wilder y pudo ser dramático, en caso que el arbitro tomara la decisión de parar el combate. Esta vez los juegos de Fury le pasaron la cuenta.