* Esta nota fue escrita por el periodista argentino Juan Larena. Su reproducción en nuestro sitio está autorizada por el autor.

En un combate cruento donde técnica y potencia estuvieron salpicadas con infracciones, el escocés Josh Taylor hizo lo suficiente para alzarse con el triunfo en su pelea con Regis Prograis. Comenzó bien el boxeador de Louisiana con su rápido jab, y recién por el tercer round Taylor logró entrar en ritmo con su propio jab, menos frecuente pero más duro. En el cuarto precisamente, un jab le hizo volar el protector bucal a Prograis, un round que no obstante resultó favorable al estadounidense, luciendo excepcional movimiento de cintura y réplicas precisas. De allí en más fue Taylor, con la mayoría del público que cubrió el estadio O2 de Londres a su favor, el que impuso su fortaleza. Con mayor altura y alcance de brazos empezó a neutralizar el jab de Prograis y además fue frenando la movilidad del rival con golpes al cuerpo.

Ingrediente extra fueron los golpes de Taylor en los amarres y hasta después de la campana. Prograis aportó lo suyo con cabezazos, uno produciendo el corte sobre el ojo derecho del escocés que – sumado a una buena izquierda – terminó cerrandose. No hubo descuento de puntos y afortunadamente lo boxístico superó a lo antirreglamentario. En el duelo de zurdos, las derechas cobraron importancia más allá de los jabs. Allí marcó diferencia Taylor usando esa mano en forma de gancho, especialmente en el décimo round, donde literalmente se llevó por delante a Regis. Prograis echó el resto en los dos últimos asaltos pero no le alcanzó. La victoria por puntos debió ser unánime pero quedó en mayoritaria (un juez dio empate, mientras los otros dos correctamente se inclinaron por Taylor). En mi opinión, triunfo merecido de Josh Taylor quien claramente mostró superioridad en 7 de los 12 rounds. Párrafo aparte para la colección de cinturones que conquistó el ganador:

SUPER CAMPEON SUPER LIGERO de la Asociación Mundial (que mantiene como campeón ¨regular¨ a Mario Barrios y campeón de oro a Ives Ulysse).

CAMPEON SUPER LIGERO de la Federación Internacional (que entiende debe existir un sólo campeón).

CAMPEON DIAMANTE del Consejo Mundial (antes de la pelea Prograis era el campeón diamante y Taylor era dueño del cinturón de plata, mientras que el campeón de verdad sigue siendo José Carlos Ramírez).

Además Taylor se llevó el trofeo Muhammad Alí como ganador de la SUPER SERIE MUNDIAL de esta categoría (un invento europeo) y, por si le quedaba espacio en el bolso, sumó el de la revista THE RING.

Esperemos que los entes rectores se dignen ponerse de acuerdo para simplificar tantos honores y pueda concretarse una pelea entre Taylor y Ramírez (que además de su título CMB, es el “único” campeón super ligero en la OMB).

¡AYUDANOS A SEGUIR INFORMANDO SOBRE EL BOXEO NACIONAL E INTERNACIONAL! Para hacerlo puedes realizar una donación o promocionar tu marca en nuestro sitio. Puedes conocer detalles de todas estas alternativas pinchando este enlace: DONACIONES. Ojalá podamos contar con ustedes, ya por el solo hecho de leer este mensaje les estamos profundamente agradecidos.

TE PUEDE INTERESAR

Leave a Reply

Your email address will not be published.