Comparte

No hubo insultos. Ninguno habló tonterías que estuviesen fuera de lugar. No hubo un pleito como el que se armó en la rueda de prensa entre Sugar Shane Mosley y el nicaragüense Ricardo Mayorga el pasado mes de agosto. Y a diferencia de la película Creed cuando Adonis Johnson Creed, el hijo de Apollo, y su rival “Pretty” Ricky Conlan por poco se fueron a las trompadas mientras atendían sus obligaciones con los medios de cara a su combate, Daniel “Hombre Milagro” Jacobs y Peter “Kid Chocolate” Quillin de nuevo mostraron su caballerismo, un tipo de cordura apenas visto en combates de este calibre.

El sábado por la noche en el Barclays Center, los guantes hablarán cuando Jacobs expondrá su título mediano de la Asociación Mundial de Boxeo en una contienda programada a 12 asaltos ante “Kid Chocolate”, el invicto y excampeón cubanoamericano en un evento de DiBella Entertainment en Showtime.

“Nosotros no seguimos el statu quo donde tenemos que hablarle tonterías a una persona o a tu rival, que tienes que hablar mal de alguien. Somos caballeros. Demuestra nuestra personalidades”, aseveró Jacobs la tarde del jueves en un restaurante de Times Square.

Consciente de la admiración reciproca que ha existido entre ambos púgiles por haberse conocido y siempre compartido dentro del pequeño circulo del boxeo de la Gran Manzana, “Kid Chocolate” quedó sorprendido por la noticia que Jacobs anhelaba propinarle su primera derrota de su carrera en lugar de ir por uno de los grandes de la división.

“Ellos quieren hacer parecer como si fuéramos amigos. Somos amigables. Te veo, te saludo. Respeto mutuo. Me retó. Quería pelear conmigo. Estuve en shock”, reveló Quillin (33-0-1, 23 KO)