Comparte

En Toronto 2015 el boxeo chileno tuvo su actuación más importante en muchos años gracias a la medalla que consiguió Miguel Veliz en los Juegos Panamericanos que se realizaron en Canadá. Hoy, la responsabilidad de repetir esa memorable actuación recae sobre los hombre de Héctor Tapia, joven boxeador nacional de la categoría 52 kilos que ganó el derecho a representar a Chile en el clasificatorio que se desarrolló en Nicaragua.

Tapia ya está en Perú, en compañía del Head Coach nacional, Segundo Chango, quien lo acompañó durante la preparación que tuvo dos campamentos en Puerto Rico y luego en Ecuador.

“Antes de los Juegos pasé por todos los sentimientos posibles, desde la felicidad máxima a la tristeza. Ha sido un camino duro, lleno de obstáculos, pero gracias a la gente que me apoya he salido adelante”, comentó Tapia quien está en Lima esperando el sorteo del boxeo en los Juegos Panamericanos que se realizarán este sábado.

Respecto de su estado actual, Tapia comentó que “me siento fuerte, con ganas y deseos de subir a competir y dejar todo por nuestra bandera y demostrar todo lo que he trabajado en estos últimos meses”.

Sobre si se ha contagiado del espíritu panamericano, Tapia comentó que “por el momento no he sentido esa sensación, pero creo que momentos u horas antes de competir sentiré esa sensación especial”.

Asimismo el chileno proyecta lo que será la competencia en la categoría 52 kilos “veo que todos son buenos competidores, todos han mejorado sus habilidades, pero al igual que ellos yo también he desarrollado mi boxeo. Será duro, pero no imposible. Tengo altas expectativas de mi preparación”.

Sobre su preparación en el extranjero, Tapia destacó el roce con boxeadores de otras latitudes “en Puerto Rico adquirí buena experiencia, pero en Ecuador y Cuba rescaté la parte más técnica y táctica, reflejos y lo más importante a ser mejor deportista y persona”.

Tapia debutará en los Juegos Panamericanos este domingo ante un rival que conocerá en el sorteo que se desarrollará este sábado en Lima.

Fotos Texto: Jorge Drouillas.

TE PUEDE INTERESAR