El cubano Guillermo ‘Chacal’ Rigondeaux le fracturó la quijada al británico James ‘Jazza’ Dickens en el segundo asalto de su pleito en la Ice Arena Cardiff de Gales, y en ese mismo episodio se acabaron las acciones que le permitieron al avecindado en Miamo quedarse con el cetro Supergallo de la Asociación Mundial de Boxeo.

Rigondeaux mejoró su marca a 17 triunfos, 11 de ellos por nocaut, y logró su primer triunfo por la vía corta luego de haber derrotado en 11 episodios a Hiashi Amagasa en diciembre de 2014. Algunas dudas había sobre si la poca actividad del medallista olímpico harían mella en su desempeño, pero demostró que sigue estando a tope.

Con la promesa de ser más agresivo, Rigondeaux salió a combatir con el aventurado británico; sin embargo, fue seleccionador en sus impactos, con el jab de mano derecha midió y ajustó la mira, y con el volado de mano izquierda y cruzado con ese mismo puño conectó en más de una ocasión a Dickens, quien se quedó con foja de 22-2 y 7 nocauts.

Lució de nueva cuenta Rigondeaux con su defensa y esta vez no dio tiempo para reclamos ni abucheos por neutralizar a sus rivales de la manera que acostumbra. Esta vez su victoria fue tan efectiva como ese volado izquierdo que le partió la quijada a Dickens ante su gente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.