Kell Brook tendrá que enfrentarse a una cirugía para reparar el daño en la cavidad del ojo izquierdo después de su pelea contra Errol Spence. El boxeador de Sheffield, Inglaterra cayó abatido en el round 11 ante el rival norteamericano.

Brook sufrió otra rotura en un ojo, la primera fué en la derrota contra Gennady Golovkin en septiembre del año pasado.

“Recuerdo lo que me dijo el cirujano la última vez después de la pelea contra Golovkin, dijo que podría haber quedado ciego si hubiera luchado un round más, eso me vino a la mente durante la pelea. Tuve que parar. El orgullo estaba por delante, pero cuando me acorraló en el round 11 no pude seguir adelante”, afirmó Brook.

El británico agregó que “Traté de enfocar el ojo pero no pude, entonces supe que la pelea había terminado”.

El peleador de 31 años admitió que sabía que estaba poniéndose en peligro si continuaba peleando: “Él estaba llegando con golpes muy fuertes, sabía la clase de pegador que es y sabía que podría ser fatal, por eso me puse sobre una rodilla”.

“Desde el séptimo asalto sabía que el ojo había desaparecido y empeoró a medida que avanzaba la pelea”, continuó diciendo Brook.

“Intenté superarlo, pero seguía viendo doble, pero los round 10 y 11 la vista no daba más, por eso me caí de rodillas”, señaló.

La pelea ante Golovkin y ahora este resultado ante Errol Spence ponen en entredicho el futuro de la carrera de uno de los mejores pesos welter de los últimos años, lo que lo obligará a pasar nuevamente por el quirófano.

Leave a Reply

Your email address will not be published.