Russ Anber, miembro de la esquina de Oscar Rivas y CEO de Rival Boxing, detalló los eventos que motivaron a su equipo a presentar una apelación ante el WBC, con respecto a la selección de guantes por Dillian Whyte.

Whyte dio positivo por una sustancia prohibida el 17 de julio, pero UKAD y la Junta de Control de Boxeo Británica le permitieron al boxeador avanzar con el combate. Anber explica que su apelación se presentó antes de que la competencia se llevara a cabo el sábado por la noche, en la que Whyte ganó una decisión unánime de doce asaltos para capturar el título interino de peso pesado del CMB.

Hizo daño a Dillian en el octavo y parecía que estaba a punto de sacarlo de allí. El propio Óscar fue lastimado en la segunda ronda después de ganar la primera ronda y mostró mucho corazón y determinación en todo momento.”

Tambien sucedieron problemas con la selección de los guantes, un día antes de pelea. La comisión de boxeo eligió un par, sin embargo la noche de la pelea Whyte salio con otros guantes y sin previa revisión.

Para empeorar las cosas, a Dillian no solo se le permitió usar estos guantes nuevos, sino que ya estaba enguantado y ni siquiera se nos permitió inspeccionarlos. Tenga en cuenta que su campamento inspeccionó nuestros guantes, ellos sabían lo que estábamos usando. En contraste, no teníamos idea de lo que estaban usando porque se les permitió recoger cualquier guante que quisieran, pegarlo y ponérselo.”

Otra cosa con la que no estábamos contentos fue que el árbitro estuvo sobre Rivas durante toda la pelea. A cada pequeña infracción se le dijo: ‘no hagas esto o no hagas eso’, mientras que si Dillian hizo algo, pasó. Todas las cosas limítrofes se llamaron para Rivas, pero no para Dillian.” Dijo Anber.

Todos estos problemas se suman, al doping positivo que arrojo Whyte el día lunes. Esta pelea, parece estar repleta de irregularidades, en la cual una vez mas el principal perjudicado es el boxeo.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.