Esta noche el encordado del Club México vibrará con la pelea entre el chileno Miguel “Aguja” González (26 años, 23 peleas, 22 victorias, 5 KO, 1 derrota) frente al experimentado boxeador argentino Luis Alberto “Mosquito” Lazarte (44 años, 65 peleas, 52 victorias, 18 KO, 11 derrotas, 2 empates) por el título latino de la Asociación Mundial del Boxeo (AMB) que dejó vacante el dominicano Norberto Jiménez.

23 años tuvieron que pasar para que la disputa por este cetro continental volviera a contar con presencia chilena desde que Carlos “El Látigo” Uribe lo hiciera en la categoría pluma en 1992. Sin embargo, ninguno de los dos púgiles la tendrán fácil y en el presente artículo vamos a desentrañar cuáles son las claves de una pelea que puede significar el salto del chileno a la categoría mundial de los supermosca o la extensión de la gloria del ex campeón mundial marplatense.

1. Experiencia vs. Juventud. 18 años separan al púgil chileno del trasandino. Si bien Lazarte ha dicho que ha pensado en el retiro “desde el año ‘99”, la verdad es que su persistencia es ejemplo de virtud: cinco intentos fallidos por el título mundial, para conseguirlo recién a sus 39 años.

Sin embargo, el papelón de su pelea contra el filipino John Riel Casimero en 2012 dejó en evidencia cómo le afectan los años: cabezazos, golpes a la nuca y juego sucio son las armas que tiene guardadas cuando su boxeo deja de rendir frutos. Estas artimañas son la principal preocupación del púgil chileno, quien deberá tener afilada su inteligencia sobre el ring para no caer en el juego del argentino.

2. Pelea de estilos. A pesar de que Mar del Plata y Renca criaron entre sus humildes calles a dos verdaderos guerreros, ambos cultivaron estilos diametralmente distintos. Mientras Lazarte se caracteriza por una fórmula agresiva de ir hacia adelante, con la guardia agazapada y mucha confianza en su mano derecha, el fajador argentino tendrá al frente una de las técnicas más pulidas de la cantera azteca. Junto a ello, el estilista nacional incorporó a su repertorio de velocidad y juego de piernas, un destacable trabajo de cintura que obligarán al trasandino a cortar el aire con sus guantes más de alguna vez.

3. La capacidad física. Si bien los años debieran pesar sobre Lazarte, la verdad es que llega en muy buena forma. No tuvo problemas para cumplir lo que exige la categoría y pesó 51,9 kilos (100 gramos menos que el chileno) y además viene de tres peleas ganadas al hilo por los puntos.

No obstante, habrá que ver si puede seguir el ritmo del aguja sobre el ring, quien desde el 2013 incorporó en su preparación física a Paulo Castro, quien además de pulir su velocidad y precisión, se ha enfocado en trabajar la fuerza explosiva en los puños de González, aprovechando su experiencia como encargado por más de cuatro años de la selección nacional de levantamiento de pesas. Será un buen momento para ver los resultados de ese entrenamiento, aunque los infight a los que se aventuró en su pelea anterior frente al Huracán Canido no son muy recomendables en esta oportunidad.

4. La localía. Se espera que el gimnasio de San Pablo 1569 esté absolutamente repleto en apoyo al aguja González y buscando intimidar al púgil argentino. Además, el equipo de Lazarte ha enfatizado su preocupación por la nacionalidad de los tres jueces que puntuarán la pelea. Todo esto afectará en el estado de ánimo inicial de los boxeadores, pero que, sin embargo, irá quedando atrás conforme avance la pelea y la concentración en lo que pasa dentro del ring vaya en aumento.

5. Las motivaciones. A ambos púgiles les cubre un aura que los motiva a pelear más allá de lo deportivo: sus familias, su barrio, su gente, su país. Si alguno estuviera a punto de sentir la lona en sus espaldas, su propia motivación los levantará de nuevo y los mantendrá en pie. Corazón tienen, sin embargo, González tiene una ventaja no menor: el hambre de gloria propia de un hombre aún joven a quien la vida no se la han regalado y todo se lo ha ganado a punta de sacrificio.

El resultado de la pelea es de pronóstico reservado y no será nada de fácil para ninguno de los dos peleadores. La velada comienza a las 21:30 hrs. en el gimnasio del Club México y transmitirá el Canal del Deporte Olímpico, CDO.

Leave a Reply

Your email address will not be published.