Comparte

Luego de superar la frustración que significó la suspensión de su combate ante el ruso Alexander Povetkin, quien dio positivo por Meldonium, Deontay Wilder comienza a planificar lo que será su combate de este sábado ante el estadounidense Chris Arreola.

Si bien Wilder insiste que será una pelea complicada, lo cierto es que es amplio favorito para quedarse con el título y, por ende, las preguntas respecto de su futuro surgen inmediatamente.

En ese sentido Wilder tiene contemplado unificar los títulos de la división y para eso, planea enfrentar en octubre o noviembre al británico Anthony Joshua, que debe defender su título ante Dominic Breazeale o ante el ganador de la revancha que enfrentará a Tyson Fury con Wladimir Klitschko.

“Estamos todos peleando en fechas similares, entonces habrá tiempo para descansar. Hay que hacer estas peleas, tenemos que dar a los aficionados lo que quieren ver, grandes combates y por fin tener un campeón unificado de los pesos pesados”, afirmó Wilder.