Comparte

El estadounidense Terence Crawford tuvo una noche de inspiración ante más de siete mil fans en la MGM Grand Garden Arena para quitarle el invicto al ucraniano Viktor Postol y unificar los cetros de peso Superligero del Consejo Mundial de Boxeo y Organización Mundial de Boxeo por una amplia decisión unánime.

Crawford (29-0, 20 KO) mandó dos veces a la lona a Postol (28-1, 12 KO) en el quinto episodio, y desde entonces tomó el mando de las acciones y demostró por qué muchos piensan que puede ser el relevo de Floyd Mayweather. Las tarjetas le favorecieron por 118-107, 118-107 y 117-109.

El estadounidense lució por su juego de piernas, su movimiento de cintura, su velocidad, su precisión, su jab, su poder, tuvo todo ante un voluntarioso Postol que pagó caro su atrevimiento en los primeros capítulos y después de las caídas se desesperó notablemente.

El de Omaha se robó la noche en Las Vegas y el público se le entregó, porque no era una misión fácil y lo hizo ver sencillo. Crawford podría convertirse ahora en el futuro rival del filipino Manny Pacquiao para el 5 de noviembre en el Thomas & Mack Center de Las Vegas.