El púgil santiaguino, Óscar “La Máquina” Bravo, tendrá una nueva oportunidad en los Estados Unidos comenzando el 11 de febrero cuando enfrente en Los Ángeles al local Tony Luis, en un combate pactado a 10 asaltos.

Bravo regresó a los cuadriláteros en febrero del año pasado luego de un receso de dos años derrotando por KO al argentino César Vergara. Luego trató, sin éxito, de concretar una pelea con el campeón chileno peso liviano Hardy Paredes, lo cual evitó que concretara más peleas.

Ahora viaja a Estados Unidos para radicarse por cerca de cinco meses en Las Vegas y concretar una serie de combates en “la tierra de las oportunidades”.

“Me he preparado harto para llegar en buenas condiciones y hacer sparring para estar a punto para el combate para estar a punto para la pelea”, afirmó Bravo.

Respecto de Luis, “La Máquina” afirmó que “es un peleador que le gusta ir al frente pero comete errores así que trataremos de estudiarlo un poco mejor y trabajar los contragolpes por dentro, abre mucho la guardia y ahí puedo trabajar mi upper de derecha”.

Bravo comentó también la deuda que existe por parte del pugilismo nacional con las victorias en el extranjero, en ese sentido afirmó que “me da más energía para hacer las cosas bien, para esforzarme y sacar la cara por Chile y traer una victoria”.

Si bien el desafío a Hardy Paredes para una pelea por el título chileno peso liviano se mantiene, Bravo reconoció que ahora el foco está puesto en lo que pueda hacer en Estados Unidos “me voy por una temporada de cinco meses y espero que al regreso pueda concretar esa pelea, ojalá el hombre no se eche para atras de nuevo”, señaló.

“Voy como por cuatro combates a Estados Unidos, salvo que pierda por nocaut, pero estoy confiado en mi entrenamiento y en mi preparación pero no creo que alguien me gane por KO”, señaló el chileno.

Leave a Reply

Your email address will not be published.