Comparte

El colombiano Eleider Álvarez, radicado en Canadá, brindó una demostracion de poder, al mandar a la lona tres veces al ruso Sergey “Krusher” Kovalev, para noquearlo de forma contundente y arrebatarle la corona Semipesado de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), en un impresionante resultado que fue el estelar de una cartelera llevada a cabo este sábado por la noche en el Casino-Hotel Hard Rock, de Atlantic City, Nueva Jersey, Estados Unidos. La pelea fue organizada por la empresa Main Events y televisada por HBO y por Combate Space.

“Trabajábamos duro para este combate, con 22 días de entrenamiento en la altura de Bogotá, Colombia”, dijo Álvarez al argentino Juan Larena, relator de Combate Space, en Ringside. “Me siento contento por darle esta alegría al toda Colombia y a Canadá que ha sido mi país de adopción”.

“Sabía que iba a ser un combate difícil, pero mi preparación fue buena”, dijo Álvarez y reveló en medio del festejo: “Tengo problemas en la mano derecha, porque antes de ser profesional me operaron de mi mano. Perdí pegada con la operación, pero me siento igual, y cada día estoy mejorando con mi trabajo”, reiteró.

El colombiano aceptó que podría darse una revancha con Kovalev, pero la forma que lo noqueó, podría provocar la decisión de sus manejadores y promotores, de rechazarla. Pero tuvo tiempo para retar a Dmitry Bivol, el campeón semipesado de la AMB, quien esta noche, en el mismo escenario, derroto al retador, Isaac Chilemba, de Malawí.

La mitad de la pelea, fue ganada en su mayoría por Kovalev, quien poco a poco iba controlando las acciones, haciendo su característico trabajo de demolición ante un retador sudamericano que parecía estar mermado en sus condiciones.

Sin embargo, el piso se le abrió de forma abrupta a Kovalev en el séptimo, cuando fue conectado con un potente volado de derecha que lo mandó a la lona.

El referee David Fields hizo el conteo de protección, Kovalev se puso en pie, pero no estaba en buenas condiciones. Álvarez se dio cuenta que era su momento, y lo mandó a la lona, por segunda ocasión, con una combinación de izquierda y derecha.

A pesar que se puso en pie, Kovalev lucía muy malas condiciones. El referee Fields le dio algunos segundos de vida al verificar su estaba en buscas condiciones, pero fue cuestión de segundos que volviera a desplomarse víctima de otra buena combinación de puños del colombiano Álvarez.

El final de la pelea se produjo a los 2:45 minutos de ese séptimo round, provocando la euforia de Álvarez, quien celebró a más no poder y confirmando que era un rival peligroso, después de conseguir contundentes victorias, en sus últimos dos peleas, sobre los excampeones mundiales Lucien Bute y Jean Pascal.

TE PUEDE INTERESAR