El pasado sábado por la noche, el Barclays Center en Brooklyn fue el anfitrión del campeón de peso welter de la AMB, Keith Thurman, mientras esperaba regresar con un gran golpe contra el “Riverside Rocky” Josesito López.

Las primeras cuatro rondas vieron a Thurman producir una exhibición elegante. Era si nunca había perdido un paso. La variedad de campeones en golpes, velocidad, trabajo de pies y defensa estuvo a punto en las primeras etapas.

Pero un animado López llevó la pelea a Thurman para las siguientes 8 rondas. Fue el intenso ritmo de trabajo de López frente a Thurman en la ronda 7, con un aluvión de López que dejó a Thurman a punto de ser detenido.

Thurman recibió la victoria por decisión mayoritaria, con una gran diferencia en las 3 tablas de puntuación. Muchos vieron la lucha como un concurso más cercano; sin embargo, Thurman ahora busca pasar a pruebas más grandes en 2019.

Thurman declaró después de la pelea: “Quiero estar activo y quiero estar en grandes peleas. Quiero recuperar el cinturón al que tuve que renunciar, y me complacería brindarle al ganador de Porter vs Ugas la oportunidad de pelear conmigo.

“Me gustaría pelear con Manny Pacquiao, pero confío en mi equipo para tomar la decisión sobre cuándo y dónde pelearé luego“.

Al parecer, incluso de lucir medianamente atractivo, como campeón mundial, a Thurman le quedan ganas de “dar oportunidades” o desafiar a un Pacquiao que incluso podría superarlo, a sus 40 años. A parecer a Thurman se le subieron los humos a la cabeza.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.