El boxeador mexicano Óscar Valdéz espera dejar atrás la derrota ante su compatriota Emanuel Navarrete, este viernes 29 de marzo, cuando enfrente al australiano Liam Wilson en una nueva cartelera organizada por Top Rank.

La pelea se proyecta complicada para un Valdéz que sabe que no tiene más margen de error en su carrera como profesional “estoy preparado física y mentalmente para esta pelea y para darles a los fanáticos un gram combate” sostuvo el mexicano en conversación con el porta BoxingScene.

“No buscamos peleas fáciles. Estoy buscando oportunidades y me encanta esta pelea. Estoy emocionado de regresar y darles a los fanáticos lo que quieren ver”, agregó Valdéz.

Respecto de su futuro y de la posibilidad de enfrentar a un rival del nivel de Vasyl Lomachenko, aunque eso signifique subir a las 135 libras, Valdez sostuvo que “sería estúpido que cualquier peleador dejara pasar esa oportunidad; es una pelea de ensueño para mí. Es un peleador de clase mundial, libra por libra”.