Este Jueves a las 18:30 horas en la sede de la Federación chilena de Boxeo se realizará la ‘subasta’ por la defensa mandatoria del título de Chile en la división Pluma entre el campeón José Argel y el retador número 1 del ranking, Sebastián Lara.

Tras recibir el desafío del primer rankeado y la respuesta positiva del monarca, la comisión de Boxeo profesional les asignó a ambos equipos aproximadamente tres semanas de negociaciones; lapso que finalizó sin acuerdo entre las partes.

Trascendió que por el lado del campeón se solicitó en tres oportunidades modificar el contrato y subir la oferta económica que en cada oportunidad fue aceptada para luego volver a exigir más según enfatizaron fuentes ligadas al Boxeo profesional; sumado además a ciertas publicaciones en redes que denotaban supuestamente escasas posibilidades de querer concretar la pelea.

Tras no llegar a acuerdo, el paso siguiente es la subasta de la pelea; donde podrán participar sólo los 14 promotores del Boxeo profesional chileno con licencia vigente. El sistema será vía sobre sellado en el que los promotores podrán proponer un monto total de ‘Bolsa’ sin un límite como postura inicial, el que se repartiría en un 70% para el campeón y un 30% al retador.

Cabe destacar, que el resultado económico de la subasta no será negociable, como tampoco ninguna de las exigencias reglamentarias para la disputa de un título de Chile.

Al interior del organismo que rige el Boxeo profesional siguen firmes con la intención de reactivar los títulos nacionales amparados en el reglamento y en generar más oportunidades a las nuevas generaciones del pugilismo rentado en nuestro país, por eso no se descarta que de no concretarse la pelea o de declarar desierta la subasta, el cinturón de Chile Pluma pueda quedar vacante, tal como sucedió anteriormente en las divisiones Ligero y Super Welter.