Ronda Rousey cedió su trono del peso gallo en el UFC tras caer derrotada por K.O. en el segunda asalto ante la aspirante, la estadounidense Holly Holm, en el Etihad Stadium de Melbourne.

Rousey, que llegaba al combate con un registro inmaculado de 12 victorias en 12 combates, perdió su imbatibilidad ante una rival que demostró su habilidad con los puños y que terminó con su rival gracias a una patada que acabó con Rousey en la lona. Holm terminó el combate con una serie de golpes con los puños mientras su rival permanecía caída que provocó que el árbitro detuviera el combate.

Holly Holm, la nueva campeona, tiene 34 años y nació en Albuquerque (Nuevo México). Tras su victoria ante Rousey cuenta con un palmarés de 10 victorias en otros tantos combates, y es la nueva reina del peso gallo.

Rousey arrancó la pelea como suele ser habitual, en tromba en busca de un rápido K.O. Pero Holm supo mantener la distancia y acabó el primer round desesperando a su rival. En el segundo, Rousey volvió a la carga y es cuando se encontró la durísima contra de su rival, que le sorprendió con una patada en el cuello que la envió a la lona. Sangrando y desorientada, Rousey recibió varios puñetazos en la cara antes de que el árbitro decidiera que Holm era la nueva campeona.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.