El boxeo parece tener por lo general pocos integrantes en sus filas de la clase alta, mas aun en Chile los pesos pesados no son la tónica. Esta historia es la de Roberto Balbontín un hábil púgil peso pesado representante de la Universidad Católica siendo la sensación del torneo 1937 interuniversitario, así en 1938 compitió en el campeonato latinoamericano amateur de box, como principiante en la categoría de peso medio, con tan solo 20 años logro llegar a las instancias finales y combatir, perdiendo en semi finales, a esa edad estaba en la categoría de peso medio, desde donde aun podía aumentar su potencial debido a su envergadura y capacidad física.

Balbontín destaco en los circuitos amateur como un hábil púgil de las categorías más pesadas, con un buen manejo de la izquierda y una devastadora derecha, sus inicios en el boxeo se deben a su origen en Valparaíso, en donde su padre era dirigente de un club en Valparaíso en donde desde su infancia se rodeo, de los elementos del boxeo conociendo los gimnasios locales y el boxeo en el puerto, Balbontín quien mas bien pertenecía a los sectores acomodados, no entrenaba pero si conocía muy bien el ambiente. En 1937 ingresa a la Universidad Católica en a la carrera  Ingeniería  Química, es ahí en donde se integra al deporte universitario, como el básquetbol y atletismo. Con una constitución fuerte y elevada altura, poseía los medios para poder brillar en cualquier deporte, sin embargo el entrenador de boxeo de aquella casa universitaria, el mítico “Chago López” lo tomo como pupilo y lo hizo bajar de semi pesado a mediano, para darle posibilidades de combatir, es claro que en el medio pugilístico los boxeadores robustos y altos eran más bien escasos y no muy comunes debido a las carencias nutricionales de las clases populares, por esto mismo la categoría de pesados en general en Latinoamérica, era un tanto escasa de competencia, fue así como con tan solo 20 años antes de asistir al campeonato latinoamericano de Lima, ya había conquistado 4 campeonatos de boxeo universitario  dio un buen resultado en el campeonato Latinoamericano de Lima en 1938.

En 1940 Balbontín viaja a los Estados Unidos a realizar estudios superiores y retoma la actividad deportiva, con el futbol, básquetbol y atletismo, así mismo entrena con Fernandito en uno de los más afamados clubes de Nueva York, el connotado Gimnasio Stillman, en donde puede regresar a su peso natural pesado y hacer “guanteos” con púgiles de su envergadura.  Así en 1945 Balbontín vuelve a Chile, algo pasado de peso pero con un acondicionamiento personalizado, Balbontín se integra rápidamente al circuito nacional en donde, 1945 gano el campeonato nacional de boxeo

Leave a Reply

Your email address will not be published.