México amaneció con dos campeones mundiales de boxeo menos, luego de las derrotas de Ganigan López, por decisión mayoritaria, y de Juan “Churritos” Hernández, por nocaut técnico en el sexto round, aunque ya había perdido el cetro en la báscula.

En la velada que se realizó en el Ariake Colosseum de esta ciudad, “Maravilla” López perdió el título minimosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) por decisión mayoritaria con el invicto Ken Shiro, por 114-114, 115-113 y 115-113.

Una pelea reñida disputó desde el inicio el zurdo mexicano, quien falló en su intento por defender la corona por segunda vez; Shiro, apoyado por la afición, fue mejor y así lo demostró desde que sonó la campana.

Luego de ocho asaltos, Ganigan estaba abajo en las tarjetas por 77-75, por lo que debió apretar en busca del triunfo, y aunque ofreció emocionantes minutos con Shiro, de constantes intercambios, al final las tarjetas beneficiaron al nipón.

Shiro, quien mejoró su récord a 10-0, con cinco por la vía rápida, se coronó campeón con menos de tres años como profesional, mientras que Ganigan, de 35 años de edad, dejó su registro en 28-7, 17 antes del límite.

Por su parte, Hernández sufrió seis caídas, cuatro en el sexto round, para perder por nocaut técnico ante el invicto Daigo Higa, quien logró el decimotercer nocaut en sus 13 peleas como profesional.

Visiblemente superior en lo físico, Higa apretó desde el inicio a su contrincante, que la víspera falló en la báscula para perder el cetro, por lo que solo el nipón aspiraba al título en la pelea de este día.

El nipón, quien sigue invicto y con la impresionante racha de 13 nocauts en todas sus peleas, festejó así sus tres años como profesional, mientras que el mexicano vio rota su racha de 16 victorias consecutivas.

Precisamente fue en Japón donde Juan Hernández había perdido por última vez, cuando buscó el cetro paja CMB ante Kazuto Ioka, quien lo superó por decisión unánime en agosto de 2011.

Leave a Reply

Your email address will not be published.