Foto Reportaje: Combatiendo el Capital con Don José “Pepe” Cusatto

Decidí dejar mis privilegios y lujos asiáticos en los que vivo como un sátrapa gracias a la fotografía y fui a buscar un lugar donde se respire boxeo, tras la inspiración necesaria para mi lente. Así, mi viaje iniciático me llevó a la comuna de Cerro Navia, en la intersección de las calles Mapocho con Neptuno, donde esta ubicado el Club de Boxeo Cerro Navia. El profesor que ejerce por mas de 50 años es don José Cusatto, conocido en el mundo del boxeo como “Don Pepe”, quien siempre me dice que saco fotos a los “poderosos”. Por eso, esta vez me fui a la raíz del boxeo en un lugar que representa los orígenes de este deporte. Como dice Don Pepe, “los clubes deben llevar los nombres de los barrios, es la comunidad la que representa a sus integrantes. Los nombres personales, no son comunidad”.

Una reflexión potente, en una actualidad en que cada vez son más comunes los nombres comerciales con anglicismos ajenos a nuestro idioma o los nombres propios, como si mi sola figura representara el boxeo, el paroxismo de la autoreferencia.

Don Pepe está molesto porque son más de las 19 horas y no han llegado todos los alumnos, los que de a poco van surgiendo y llegando. Su ayudante me dice “skiping” y explica que la primera parte de la rutina, sera “cardio“, en ese momento aparece, Don Pepe y lanza un grito “¡¿Qué es cardio?!“, molesto por los anglicismos innecesarios, el “skiping”, el “jab” y otros tantos, comunes al boxeo de nuestros días.

La clase comienza y su ayudante va distribuyendo a todos por estaciones con ejercicios calistenicos, a eso de las 19:30 van llegando los asistentes, de a poco, pero todos activos. En general, son jóvenes y niños, todos poco a poco se han ido disciplinando con el boxeo. Algunos se dan vueltas en los baños, otros ansiosos por pegarle a todo lo que hay colgado. Don Pepe corrige, sin prisa, pero sin pausa. Él elige a los iniciales, va explicando el “recto de izquierda”, las paradas de combate, en las que insiste acaloradamente que los golpes deben ser desviados y no bloqueados dejando espacio al contragolpe; explica, cómo golpear el saco y a qué altura y distancia. Conceptos muy interesantes, cuando vemos en la actualidad personas en gimnasios comerciales golpeando un saco como si su vida dependiera de ello.

Así es el boxeo, para Don Pepe Cusatto, un constante e inacabable corregir y reparar, lograr la perfección estética ya que solo ésta dará resultados. La comunidad forma parte del club, los asistentes del Club de Brisca que opera al interior, el “Tyson” y la “Foquita”, los amorosos canes que deambulan y reciben cariño de cada uno de los asistentes. Así es el boxeo en Cerro Navia, contra el individualismo, contra la deformación de las tradiciones y, sobre todo, construyendo comunidad. Así se lucha contra el capital en la esquina de Mapocho con Neptuno.

TE PUEDE INTERESAR



Leave a Reply

Your email address will not be published.