Historia del Bax: “Rafael Franco Boxing Club”

la contratación de profesores para la práctica del boxeo una vez terminada la jornada, esta política empresarial era una medida contra los malos hábitos que a su juicio la clase trabajadora sostenía, tales como el juego, la bebida o aun peor la temida organización política. Ante este escenario, el boxeo irrumpió como un deporte obrero, el cual era organizado por industriales “filántropos” para que existiera un pasatiempo con posteridad al trabajo.