Cuando Guillermo Rigondeaux supo que la Organización Mundial del Boxeo (OMB) le había retirado su título de campeón, no pudo evitar una frase cargada de presagios: “si con la faja era difícil encontrar rivales, ahora va a ser mucho peor”.

Reconocido entre los mejores libra por libra del mundo en casi todas las clasificaciones, incluida la de la prestigiosa publicación The Ring Magazine, la pérdida de esta faja -sin haber subido al ring- constituye un duro golpe para la carrera del cubano.

Hace apenas unas semanas el Comité de Campeonatos de la OMB había alertado a Rigondeaux (15-0, 10 KO) y su promotora, Caribe, de la posibilidad de una cesión de la corona debido a un largo período de inactividad.

“Nosotros cumplimos con el requisito que se nos pidió de dar una explicación del por qué de ese tiempo sin pelear”, explicó Boris Arencibia, presidente de Caribe. “En una extensa carta explicamos sobre las negativas de otros campeones, de los desaires contra nuestro boxeador, de la burocracia y la política del boxeo que no ayuda a los púgiles, pero se nos ignoró de manera burda”.

Rigondeaux, que mantiene por el momento su otra faja de la Asociación Mundial (AMB) no combate desde el 31 de diciembre, cuando derrotó en Osaka al japonés Hisashi Amagasa.

Además de todos los problemas para encontrar rivales y atraer a los otros grandes nombres de las 122 libras, los últimos años del cubano se vieron marcados por la pésima relación con su manager, Gary Hyde.

El compromiso con el hombre de negocios irlandés finalizó el 15 de septiembre, pero el futuro luminoso que se esperaba para Rigondeaux no se ha materializado y, por el contrario, se teme por el porvenir de su carrera.

De acuerdo con Arencibia, un posible acuerdo con Al Haymon -quien mueve a potenciales oponentes como Leo Santa Cruz y Carl Frampton- se vino abajo hace apenas unos días, aunque el promotor local mantiene que Rigondeaux estaría cruzando golpes antes de que finalice el año.

“Vamos a ir con todo contra la OMB y estamos pensando en una demanda”, explicó Arencibia. “Nunca la OMB nos apoyó para encontrar una defensa obligatoria, jamás se preocupó por decirles a los otros oponentes que se pararan en un ring delante de Rigo, y ahora lo despojan como si fuera lo más natural del mundo. Lo están castigando sin base alguna”.

El doble campeón olímpico unificó los títulos súper gallos cuando venció en Nueva York a Nonito Donaire, quien de manera irónica se encuentra de nuevo buscando una nueva corona en la división y ha peleado varias veces tras aquella derrota.

La decisión de retirarle el cinturón a Rigondeaux fue tomada en horas de la mañana de este miércoles en la convención de la OMB que se desarrolla en Orlando. Hasta el momento el otro organismo, la AMB, no se ha pronunciado sobre el futuro de la otra faja.

Leave a Reply

Your email address will not be published.