Un cálido aplauso recibió al japonés Inoya Inoue, campeón mundial WBO de la división super mosca, en el ámbito de la 28ª convención de ese organismo en el Hilton Orlando Lake Buena Vista.

La convención, que ha reunido a más de trescientas personas, convocó también a figuras del boxeo, como Donnie Nietes y Orlando Salido. Entre ellos, radiante y medido, de elegante y moderno traje oscuro, apareció Inoya Inoue, a quien muchos consideran hoy no solamente una especie de “niño prodigio del boxeo”. Lo llaman “El Monstruo”. Fue campeón del Oriente y el Pacífico, y también campeón japonés. Además, posee dos campeonatos mundiales, logrados en solamente 8 peleas, a los 22 años de edad, cumplidos el 22 de abril. Justamente por todo eso, es una de las grandes figuras del boxeo de los próximos años.

Viajó a Orlando con su manager, Hideyuki Ohashi, propietario del Ohashi Boxing Gym de Yokohama, y fue distinguido especialmente por Francisco Valcárcel, presidente de la World Boxing Organization.

Naoya Inoue ganó 7 de sus 8 peleas por la vía categórica. Fue campeón minimosca del WBC y luego consiguió el campeonato supermosca de la Organización Mundial frente al argentino Omar Narváez, a quien derrotó por nocaut en 2 asaltos el 30 de diciembre pasado.

Narváez, quien sufrió varias caídas, confesó que en la última, producto de un gancho al hígado, decidió quedarse en el suelo: “Ya era mucho, esa noche no podía ganar…”

Con la colaboración inestimable de una figura legendaria del boxeo japonés, Joe Koizumi, tuvimos oportunidad de conversar brevemente con Inoue, quien luego de una visita de dos días, partió nuevamente para su país.

Omar Narváez volvió recientemente, venciendo por puntos al dominicano Diego Pichardo. Obtuvo el título Internacional WBO -corona vacante- y dijo que solamente espera una revancha contigo.
Bueno, sé que hay una revancha firmada. Si es así, se cumplirá, como debe ser. Lo mío pasa por pelear. Narváez es un gran campeón, pero conmigo no pudo defenderse. Si él quiere tener otra oportunidad, no hay problema.

Narváez expresó que, más que nada, le importó subirse al ring a los 40 años. Eso fue el 11 de octubre y ahora espera hacer un combate más antes de fin de año, “eso habla de su tremendo espíritu deportivo. Lo felicito”, sostuvo Inoue.

Leave a Reply

Your email address will not be published.