Comparte

Minutos antes de que comenzase la velada que encabezaron Miguel Cotto y Saúl Álvarez se comunicó la triste noticia del fallecimiento de Bob Foster a los 77 años en Alburquerque.

Nacido en la pequeña ciudad tejana de Borger el 27 de abril de 1938, Foster debutó como boxeador profesional con 22 años. En sus primeras nueve peleas salió con el brazo en alto, llegando su primera derrota en 1962 ante Doug Jones. No desaprovechó su primera ocasión para coronarse campeón mundial ante Dick Tiger el 24 de mayo de 1968. En el mítico Madison Square Garden, Foster noqueó contundentemente en el cuarto asalto al nigeriano para proclamarse campeón mundial semipesado WBC y WBA.

En su primer reinado en el peso semipesado, con Eddie Futch en su esquina, saldó la mayoría de sus defensas antes del límite.

En 1970 subió al peso pesado para retar al invicto Joe Frazier en un mediático combate. Pronto se notó que no era su categoría ante un Frazier en plenitud, que lo demolió en dos rounds.

Foster volvería a proclamarse campeón del peso semipesado antes de subir de nuevo de categoría para enfrentarse a Muhammad Ali, perdiendo por KO en el octavo asalto tras caer varias veces en la pelea.

Haría historia conquistando los títulos del semipesado por tercera vez a los 35 años, sumando 14 defensas. Su carrera finalizaría en 1978 con 56 victorias, 46 de ellas antes del límite, ocho derrotas y un empate. Foster fue un boxeador con una gran movilidad y una buena izquierda, acompañado por una terrible pegada.

Tras retirarse del deporte se incorporó a la policía. Diez toques de gong por uno de los mejores pesos semipesados de la historia.