“Dimito por el interés de la AIBA y del boxeo, pero sigo determinado a asegurar una transición tranquila a la nueva dirección”, señaló Wu en un comunicado conjunto.

Según varios reportes, el exdirectivo presentó su renuncia como “un gesto” para resolver la crisis de gobierno en ese organismo y precisó que ambas partes “habían aceptado resolver de manera amistosa” los problemas de gestión.

El expresidente de la AIBA, también miembro del Comité Olímpico Internacional (COI) y de su comisión ejecutiva, renunció también a esta última instancia, por lo que no participará el 5 y 6 de diciembre próximo en la reunión del COI para decidir sobre la participación de Rusia en los próximos Juegos de invierno de Pyeongchang.

De igual forma, trascendió que el italiano Franco Falcinelli asumirá la presidencia interina a la espera de las nuevas elecciones en un congreso extraordinario que se celebrará en Dubái el 27 de enero.

La AIBA cayó en una grave crisis de gobierno desde julio, cuando la oposición a Wu, entre ellos el canadiense Pat Fiacco y el referido Falcinelli, intentaron tomar el control de la federación.

Estos miembros y la mayoría en el comité ejecutivo reprochaban a Wu ‘irregularidades contables y una mala gestión’, que llevaron al organismo rector del boxeo mundial ‘al borde de la quiebra’.

El federativo taiwanés sucedió en 2006 al frente de la AIBA al paquistaní Anwar Chowdry e inició un trabajo de limpieza de una federación con prácticas a menudo contestables.

Leave a Reply

Your email address will not be published.