Comparte

El Campeón Mundial ligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el estadounidense Mikey García, defendió su título y se adueñó también de la corona ligero de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), al derrotar por decisión unánime a su compatriota Robert Easter Jr., en un interesante combate unificatorio que fue el estelar de una cartelera que se llevó a cabo este sábado en el Staples Center de Los Ángeles, California.

Easter Jr. llegó a este combate con ventaja de estatura y alcance, lo que, junto a su velocidad, parecían una buena combinación para creer en una victoria. Sin embargo, García no se dejó intimidar, y después de dos difíciles primeros rounds, encontró la ruta a partir del tercero, cuando envió a la lona a Easter Jr. con una combinación de puños que le dieron la confianza necesaria para optar a la victoria.

Al final, García se impuso por decisión unánime 116-111, 117-110 y 118-109, en las tres tarjetas de los jueces, para sumar la corona de la FIB, al del CMB, que ya estaba en su poder. Con este resultado, García mejoró su record a 40-0, con 30 nocauts, mientras que Easter dejó su palmarés en 21-1, 14 nocauts.

Easter Jr. comenzó bien el combate, manteniendo a García lejos con su largo jab de izquierda y velocidad de piernas. En ese inicio, Easter se vio muy rápido, con buenos movimientos de piernas y desplazamientos, en medio de la poca ofensiva de García.

Pero a partir del tercero, las cosas cambiaron. García conectó a Easter con una combinación de golpes que lo mandó a la lona, quien se puso en pie con algunas dificultades, pero logró sobrevivir.

En el cuarto, el dominio de García fue claro. Se vio más seguro, atacando con insistencia al cuerpo y terminando al rostro, un golpeo que hace temblar a Easter.

Easter se recuperó un poco en el quinto round, pero en el sexto, García presionó en todo momento, se fue al frente, atacando y acortando la distancia.

García se adueñó de la segunda mitad de la pelea, moviéndose y atacando con certeza a la humanidad de Easter, quien se dedicó a correr por todo el ring, para evitar bombazos que lo hicieran tambalearse. La victoria de García fue contundente, no dejó espacio a dudas, y hasta retó a Errol Spence Jr. para enfrentarlo en las 147 libras.

KING KONG ORTIZ LIQUIDÓ AL RUMANO COJANU

El excampeón interino pesado de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), el cubano Luis “King Kong” Ortiz, regresó a los entarimados con una contundente victoria por la vía rápida, en el segundo round, sobre el espigado rumano Razvan Cojanu, en uno de los principales combates de una cartilla que fue organizada este sábado en el Staples Center de Los Ángeles.

Luego de un cómodo primer round que ganó sin problemas, en el segundo un gacho de derecha al mentón, seguido de un impresionante recto de izquierda al rostro, sentenció el combate.

Al ser conectado, Cojanu se desplomó en la lona, para la primera y única caída en el combate. Cojanu intentó ponerse en pie, pero volvió a caer y pese a un máximo esfuerzo por seguir, no estaba en buenas condiciones y el referee no tuvo más remedio que suspender las acciones.

Esta fue la primera pelea de Ortiz desde que fue derrotado por Deontay Wilder, el campeón pesado del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), en marzo pasado. Y en medio de lo sorprendente de su nocaut, Ortiz rompió en lágrimas porque esta semana, fue informado que los médicos encontraron cura para una enfermedad que sufre su hija.

Oficialmente, el nocaut se produjo a los 2:08 minutos del segundo asalto. Y le permite a Ortiz, elevar su record a 29-1, con 25 nocauts. En cambio, Cojanu vio caer su palmarés a 16-4, con 9 nocauts.

TE PUEDE INTERESAR