Un día como hoy en 1966, sucedió uno de los combates más duros de la historia del boxeo. Muhammad Ali vs George Chuvalo,  se enfrentaron en una lucha homérica, en la que Chuvalo describe post combate, “fui al hospital, porque orinaba sangre y después fui a bailar con mi esposa.

Cada combate de boxeo es un choque de dos historias. Lo que hizo que este enfrentamiento fuera tan significativo fue que ambas vidas, la de Chuvalo y la de Ali, se encontraban en un estado de agitación total en el momento en que se enfrentaron.

Ambos hombres se habían vuelto tan emblemáticos, tan cargados de las expectativas y decepciones de sus respectivas naciones. Sus familias, sus medios de subsistencia y, en el caso de Ali, su propia libertad, estaban en peligro.

Los boxeadores siempre han sido deportistas desesperados. Pero nunca había dos tan desesperados como Chuvalo y Ali en 1966. Durante las décadas anteriores, el boxeo profesional se había convertido en un lío vergonzoso de partidos amañados, acuerdos torcidos e intimidación.

Ali, en 1965, había derrotado con un nocaut fulminante a Sonny Liston. Las acusaciones giraron en torno a que la pelea era una farsa preestablecida, por la increíble caída de Liston en el primer asalto. El misterio siguió vigente hasta 2015 cuando una intervención de análisis tridimensional de Sony, logro encontrar el momento exacto del “golpe fantasma” de Ali.

Chuvalo estaba en primera fila, abucheo más fuerte que nadie. Estaba indignado por el colapso de Sonny: una victoria de Liston hubiera puesto a Chuvalo en la fila para pelear por el título de los pesos pesados. George se unió a la multitud hosca que surgió en el ring cuando la pelea de Liston se derrumbó.

Chuvalo no tenía nada por lo que lamentarse de sus combates anteriores, pero incluso se rumoreaba que incluso su pelea de 1965 con Ernie Terrell involucró a la mafia.

Chuvalo fue muy lejos en ese sangriento encuentro, pero siempre afirmó que el árbitro de pelea Sammy Lufstpring había sido amenazado. El mensaje era: o bien Ernie Terrell gana a Chuvalo, o el árbitro toma un largo baño en el lago Michigan.

Finalmente, Ali y Chuvalo se fijaron la fecha y el lugar: el 29 de marzo de 1966.

Diecisiete días antes de la fecha prevista, George Chuvalo recibió una llamada de la gente de Ali. ¿Diecisiete días para prepararse para una pelea mundial de peso pesado? Por cualquier medida moderna, una ventana increíblemente pequeña, ridículamente pequeña para preparar. Así que, por supuesto, Chuvalo estuvo de acuerdo.

Los expertos subestimaron al canadiense. El campamento de Muhammad Ali sabía que Chuvalo iba a ser dinero fácil. Pero no tenían idea de que Ali estaba a punto de enfrentarse con el hombre más duro con el que alguna vez pelearía.

Desde la campana de apertura, quedó claro que Ali iba a superar a Chuvalo. Nadie en la tierra podría igualar a los de 24 años por pura velocidad. Chuvalo conectó algunos golpes de calidad, pero Ali lo superó, ronda tras ronda.

Lo que nadie podía creer, sin embargo, era cuán fuerte permanecía Chuvalo. A medida que la pelea avanzo en las rondas 12, 13 y 14, quedó claro que Ali no iba noquear a Chuvalo, pero que iba a vencerlo en puntos, a menos que Chuvalo pudiera conectar un golpe definitivo. La pelea se definió a sí misma. Ahora había dos resultados posibles: Ali en puntos o Chuvalo con un KO.

En el round 14ª. Chuvalo llegó a Ali con un ataque que el legendario anunciador de la pelea Don Dunphy describió como “salvaje como una noche en el Yukón“. Ali respondió con golpes de castigo al cuerpo de Chuvalo. Con tres minutos para el final, estaban agotados, pero ambos peleadores seguían de pie.

En algún lugar hacia la mitad de la ronda final, pareció aparecer repentinamente en Chuvalo, tal vez le quedaba un minuto para ganar o perder todo. Había sido una batalla absolutamente agotadora, pero Chuvalo todavía tenía algo que dar, conecto cuatro izquierdas al mentón de Ali,

Luego una derecha, una dura, cuadrada a la cabeza de Ali. Dunphy grita por la radio: “¡Chuvalo puede haber lastimado a Clay! ¡Chuvalo puede haber lastimado a Clay!” Pero Ali sobrevivió los segundos finales. El campeón del mundo retuvo su título.

Inmediatamente después de la pelea, y por el resto de su carrera, Ali les contaría a todos sobre George Chuvalo.”Es el tipo más duro con el que he peleado“. El mismo Chuvalo señaló que, aunque Ali ganó esa pelea, de forma justa y cuando todo estaba dicho y hecho … Ali pasó la noche en el hospital, mientras que el mismo Chuvalo fue a bailar con su esposa.

Muhammad Ali tenía 24 años, en la cima de su condición física. Chuvalo, cuatro años mayor, estaba llegando al final de sus mejores días.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.