Comparte

Un determinado Thurman se mostró admirable y valeroso al perder una decisión dividida ante Manny Pacquiao en el MGM Grand Garden Arena. Thurman, de 30 años, superó una caída en el primer asalto, una mano derecha que ensangrentó su nariz en el quinto asalto y una izquierda a su cuerpo durante la mitad del décimo asalto que probó su resolución.

mis dos años de descanso, realmente extrañé el deporte del boxeo. Ustedes no tienen idea. Y solo yo mostrándome mi agallas, mis medios, realmente tratando de asegurarme de poder armar algunas de las mejores peleas. Por supuesto, quería ganar la pelea. Me quedé corto, pero fue una bendición y una lección porque tenemos que hacer un poco más. 

“Volveré a la cima del deporte del boxeo. Y, ya sabes, quiero decir, tienes que seguir la corriente. Tienes que tomar los golpes como vienen. Y te derriban, tienes que levantarte de nuevo. Eso es lo que hacen los campeones. Entonces, como dije, no vamos a ninguna parte. Estaremos de vuelta. Como les prometí chicos, Keith “One Time” Thurman trae las mejores peleas en la división de peso welter.” 

“Obviamente, él me atrapó con mis manos en la primera ronda”. Era consciente de la elasticidad de Manny Pacquiao. Era consciente de que debería haber hecho el movimiento de mi cabeza. Pero ser consciente y hacer lo que debe hacer son dos cosas diferentes en el ring. Entonces, como siempre dije, obtuve un 0 y no tengo miedo de dejarlo pasar. Si puedes vencerme, golpéame. Me golpearon esta noche, y ese es el deporte del boxeo, bebé. Pero tu hijo Keith “One Time” está aquí y no voy a ir a ninguna parte, y volveré “.Comento el ex campeón AMB, hablando en tercera persona, cada vez que cerraba su discurso, en un extraño mensaje.

Thurman quien previo al combate del sábado, solo hablo de lo fácil que seria noquear a Pacquiao, con base en su supuesta pegada y habilidades sobresalientes, no fue capaz de nada de lo que hablo. Sin duda, la derrota es un buen momento para dejar de hablar en tercera persona, ser mas humilde, volver a entrenar y dejar de hablar.