Comparte

El excampeón mundial indiscutido peso ligero, Devin Haney, está convencido que se apropiará del cinturón super ligero del CMB que ostenta Regis Prograis este sábado 9 de diciembre.

El invicto boxeador estadounidense sostiene que su habilidad en el deporte y su inteligencia sobre el ring serán suficientes para derrotar al actual campeón.

“Él sabe que no puede superarme, él lo sabe a ciencia cierta. Tiene 35 años, no aprenderá nada nuevo en su campamento, volverá a hacer lo mismo que ha estado haciendo en sus últimas peleas. Tiene los pies planos, todos sabemos lo que va a hacer”, afirmó Haney.

Luego de dejar vacantes sus cinturones de las 135 libras, Haney parece decidido a quedarse en la categoría super ligero y descartó que la mayor experiencia de Prograis en esa categoría fuese un factor.

“Cuando entremos en ese ring, le mostraré que soy un luchador dominante y mejor” finalizó Haney.