Siempre se ha mencionado en el boxeo el dicho “Hijo de tigre nace rayado”, es decir que el boxeador que fue bueno será progenitor de otro buen boxeador. Este dicho ha quedado evidenciado en la historia del pugilismo, pero con efectos contrarios. Tal es el caso que solo existen siete boxeadores en la historia del pugilismo que lograron ser campeones mundiales tal cual fueron sus padres. Entre estos boxeadores se encuentran dos boxeadores mexicanos, entre ellos el Guty Espadas jr. (ex campeón peso pluma del CMB en el año 2000), y su padre Guty Espadas sr (ex campeón peso mosca CMB), como también el ya mundialmente conocido “hijo de la leyenda” Julio Cesar Chavez jr. (ex campeón mediano CMB) y su padre la leyenda del boxeo azteca Julio Cesar Chavez sr. (múltiple campeón mundial en 3 categorías). Es impresionante notar que, a excepción de los dos mencionados anteriormente, muchos boxeadores han intentado emular lo realizado por sus padres, en consecuencia absolutamente todos han fracasado en el intento. Tal es el caso más reciente en Jorge “Maromerito” Paez jr., el cual fue el último hijo de campeón mexicano en intentar lograr un título mundial, perdiendo por nocaut técnico en el round 12 ante José Benavidez. Los otros 5 boxeadores que lograron coronarse tal cual lo hicieron sus progenitores fueron:

El puertorriqueño Wilfredo “Papito” Vásquez jr.(campeón supergallo OMB), hijo del “Orgullo de Puerto Rico”, Wilfredo Vásquez sr. (campeón en 3 categorías). Wilfredo Vasquez jr. sigue activo en la actualidad, pero realizando peleas de menor calibre, muy diferentes a las que realizaba en sus mejores tiempos, vale decir es un boxeador que prácticamente está en el retiro, al menos de las grandes ligas del boxeo. Pudo lograr un título mundial tal cual lo hizo su progenitor, pero estuvo lejos de emular las mismas hazañas realizadas por “El orgullo de Puerto Rico”.

Tracy “Caeser” Patterson (ex campeón supergallo y superpluma CMB y FIB respectivamente), hijo de la leyenda americana el 2 veces campeón de peso completo Floyd Patterson. En este caso se considera un hijo de campeón mundial, pero para efectos de “genética boxística” no es el caso puesto que Tracy fue adopatado por el mítico campeón. No obstante la influencia de su padre tuvo que ayudar bastante Tracy para lograr algo muy parecido a lo que hizo Floyd, siendo hasta ahora (junto a Cory Spinks) el campeón que mas títulos logró siendo hijo de campeón mundial

Cory Spinks (ex campeón welter, superwelter FIB), hijo del ex campeón peso pesado y medallista de oro olímpico Leon Spinks, admás sobrino del también medallista de oro olímpico y ex campeón peso pesado Michael Spinks. Cory, es quizás el hijo de campeón mundial más reconocido de la actualidad, logrando alcanzar el título mundial en 5 oportunidades (unificando las 147lb), incluso casi logra una tercera categoría cuando enfrentaba en el 2007 a ex campeón 160lb Jermain Taylor logrando incluso una decisión dividida.

Laila Ali (ex campeona supermediana), la atleta más condecorada de la historia del pugilismo femenino en el boxeo. Se retiró invicta con perfectas 24 peleas sin derrotas ni empates, la hija del “Mas Grande” en el boxeo Muhammad Ali, es sin duda alguna la mejor deportista femenina en el pugilismo que fuese hija de campeón mundial. Notables fueron sus logros en el deporte, y clave fue (al igual que su padre) para el deporte de los puños en el boxeo femenino, tal fue el caso que tuvo el primer PPV femenino boxístico con la también hija del mítico boxeador Joe Frazier.

Chris Eubank jr (ex campeón “interino” AMB de las 160lb), si bien es un ex campeón interino, también vale para el conteo a nivel mundial como ex campeón mundial. El hijo del mítico campeón en 2 categorías británico Chris Eubank Sr, está perfilado a ser uno de los rostros visibles del boxeo mundial en la división del peso medio. Su gran carisma, su atrevida forma de ser, su gran boxeo y su amplia fanaticada británica, ayudan al actual campeón de la BBBofc británica, a ser perfilado como uno de los posibles mejores “hijos de leyenda” en el boxeo mundial.

En conclusión, han existido muchísimos hijos de boxeadores que han intentado emular lo realizado por sus padres, solo por nombrar algunos Ronald Hearns, Omar Chavez, Roberto Duran Jr, Marvis Frazier, “Pumitas” Fuentes, Hector Camacho jr, Marvin Hagler jr, Leon Spinks III, John Jackson, y muchos otros; pero salvo contado los casos (Laila Spinks, Laila Ali y Tracy), ninguno de ellos logró realizar un mejor desempeño que sus padres o tan siquiera igualarlo. Por lo tanto, se puede concluir que el gusto por el boxeo es genético, pero el talento boxístico no se hereda.