Carlos Monzón, un luchador excepcional, reinó como campeón mundial de peso mediano durante siete años, defendió su título 14 veces, nunca fue noqueado y solo perdió tres puntos en las decisiones, todo en la primera parte de su carrera. Monzón no tenía nada de la extravagancia de un Sugar Ray Robinson o un Sugar Ray Leonard, pero sin embargo era una máquina de combate. En el ring estaba fresco bajo fuego, con rostro sombrío y erguido, astuto y aparentemente a un ritmo. Venció a sus oponentes con golpes duros y directos, los desarmó metódicamente y clínicamente. Fuera del ring tenía un lado oscuro. Estaba continuamente en problemas con la ley por varias indiscreciones, incluyendo golpear a un fotógrafo, y su corta vida terminó en violencia y destrucción.

Nacido en San Javier, Argentina, en 1942, la familia se mudó a la cercana Santa Fe y se instaló en los barrios pobres de la ciudad. Desde muy temprana edad aprendió el arte de sobrevivir en las calles. Vendió periódicos, lustró zapatos y entregó leche. Él regularmente se metía en problemas. Comenzó un motín en un partido de fútbol y también fue arrestado por pelear en un autobús. Su naturaleza agresiva ya era evidente cuando era joven y, como muchos otros antes que él, el boxeo llegó a su rescate. Monzón se dirigió a un gimnasio a modo de refugio de las duras calles. Se desempeñó bien como amateur, ganando 73 de sus 87 peleas y se volvió profesional a la edad de 20 años porque se dio cuenta de que le ofrecía la oportunidad de una vida mejor. Comenzó a desarrollar su extraordinaria carrera sin salir de Argentina. En siete años de campaña tuvo más de 80 peleas ganando los títulos de peso medio argentinos y sudamericanos. Él venció dos veces a Jorge Fernández, quien había hecho una campaña exitosa en los Estados Unidos, perdiendo una pelea por el título mundial de peso welter contra Emile Griffith en 1962. Monzón perdió tres veces por puntos, ante el experimentado Antonio Aguliar en su novena pelea, ante Felipe Cambiero (Monzón fue supuestamente derribó tres veces) y con Alberto Massi en octubre de 1964. Derrotó a los tres en peleas posteriores. Monzón también peleó nueve empates en su carrera. Entre los hombres que lo detuvieron estaba el “malo” Bennie Briscoe de Filadelfia en 1967. Cinco años más tarde, Monzon superó al estadounidense en una defensa del título.

Aunque apenas conocido fuera de su Argentina natal, sus dos victorias sobre Jorge Fernández y luchadores estadounidenses como Doug Huntley, Charlie Austin y Tom “The Bomb” Bethea le dieron una calificación en el prestigioso “Ring Magazine” y en 1970 viajó a Roma para desafiar al El ídolo italiano Nino Benvenuti por su título mundial de peso medio. Fue su primera pelea fuera de su país natal y se esperaba que el desconocido Monzón proporcionara un escaparate del sofisticado estilo de Benvenuti. Pero el argentino fresco fue una revelación. Metódicamente desgastó a Benvenuti con sus golpes pesados ​​y correctos y lo derribó con una aplastante derecha en el 12º asalto. El italiano exigió una revancha, pero fue enviado sumariamente en tres rondas en el regreso en Monte Carlo. Las 14 defensas exitosas de Monzón del título incluyeron dos victorias sobre el cinco veces campeón mundial Emile Griffith. Monzon detuvo a Griffith en 14 asaltos en septiembre de 1971, convirtiéndose en uno de los dos únicos hombres que detuvieron a Emile en una carrera de 112 combates, siendo el otro el asesino que golpea a Rubin “Hurricane” Carter.

Luego, dos años más tarde, Monzón derrotó fácilmente al obstinado Griffith nuevamente superándolo en Monte Carlo. Las otras víctimas de Monzon incluyeron al apuesto francés Jean-Claude Bouttier dos veces, Tom Bogs, Denny Moyer, Tony Mundine, Gratien Tonna, Tony Licata (su única pelea en Estados Unidos) y el gran peso welter José Napoles. Terminó su carrera con dos decisiones cercanas sobre el talentoso colombiano Rodrigo Valdez. Dos meses después de vencer a Valdez en Monte Carlo, Monzón anunció su retiro del ring en agosto de 1977. Dijo: “Después de la pelea, me miré en el espejo y me dije a mí mismo que Monzón nunca fue derribado. Monzón es un gran campeón. Siempre debe ser recordado como un gran campeón. Así que renuncié “.

Una vez que se había retirado, la vida de Monzón comenzó a desmoronarse. Siempre había incumplido la ley y con frecuencia, había sido arrestado por asalto. Su primera esposa le disparó y él llevó una bala en la espalda por el resto de su vida. Varios de sus negocios fracasaron. Intentó entrenar a combatientes, acompañando al argentino Carlos Herrera a Londres cuando perdió ante Maurice Hope por el título mediano ligero del WBC en el Wembley Arena en 1980. Comenzó a beber mucho y fue encarcelado durante un mes en 1981 por poseer un arma. Tuvo frecuentes peleas violentas con su compañera Alicia Muniz, que a menudo involucraba a la policía. En el Día de San Valentín en 1988, otra pelea furiosa estalló en una fiesta y tanto Monzón como Alicia se cayeron del balcón de su apartamento en Mar del Plata. Muniz murió y Monzón fue sentenciado a 11 años de prisión por su asesinato. Después de cinco años fue puesto en libertad condicional y el 8 de enero de 1995, él y un amigo regresaban a la prisión de Las Flores cuando volcó su automóvil. Ambos hombres fallecieron.

TE PUEDE INTERESAR



Leave a Reply

Your email address will not be published.