Por los clubes de box: Club de boxeo los Copihues de San Fernando

En la calle España número 100, se encuentra el vetusto edificio del gimnasio “Los Copihues”, un viaje en el tiempo, en la sala de entrenamiento lucen unos antiguos sacos, un gran pendón que dice “desde 1941” y la indumentaria general parece de aquella época. Frente al espejo, una gran cantidad de grandes relojes análogos que parecen medir el tiempo en sus diversas épocas. Es un lugar acogedor que luce muchas banderitas chilenas, como recordando al forastero donde está. Parece un club de boxeo, no como los centros comerciales aromatizados y acolchados donde todo es de una marca y todo el mundo grita frases publicitarias. Acá el tiempo se detuvo y quedo ahí para ser patrimonio, de ese Chile rural.

Hoy hay velada, la primera del año. Están ahí los habituales de la asociación, don Luis Díaz y don Felix, el presidente. Hay poca gente, pero a medida que pasa la hora de a poco comienza a llegar el público y al fin llegan los contrincantes de Talca, en una nutrida delegación con varias categorías, algunos combatirán y otros no, no siempre están todas las colleras posibles.

También se extraña la falta de competidoras, el boxeo femenino, se ve con poco desarrollo en esta zona.  Lo que si hay son “héroes locales”, el niño dinamita un cadete de 15 años, que la afición pide locamente y Darek el peso pesado, afable y siempre contento. Todo el mundo se prepara a consciencia para su gran momento.

A eso de las 21:40 comienza el movimiento más serio, los pesajes, la revisión de combates para hacerlos más equitativos. Por mientras, los muchachos muestran mucha ansiedad en el ambiente, varios quieren combatir, están en sus primeros pasos o bien son avezados. Todos los representantes de San Fernando se preparan con su característica indumentaria azul. De a poco se van equipando, algunos se colocan en sus poses de combate y lucen para la cámara. Otros, absortos en el vendaje y en la práctica de su sombra, están en un profundo estado de concentración, sumidos en sus pensamientos, con mucha ansiedad, pues el equipo de Talca también hace lo suyo en el otro extremo del gimnasio.

En otro lugar, luce orgulloso el cuerpo de árbitros y jueces, todos uniformados y listos para la velada, esto les permite realizar combates con regularidad.  A eso de las 22 horas, comienza el primer combate, el público ya exige que comience la velada. Todos en su lugar, dan inicio a la primera velada de la temporada 2019. Así se vive el boxeo en el bucólico San Fernando.

TE PUEDE INTERESAR



Leave a Reply

Your email address will not be published.