Comparte

2010 no había sido un año muy bueno para José “Pato Lucas” Sánchez, la falta de rivales y el escaso apoyo recibido hasta entonces lo tenían frustrado respecto de su sueño de ser campeón del mundo de boxeo. Por eso cuando se enteró de que existía la posibilidad de viajar a Las Vegas no lo dudo por un instante.

Era la gran oportunidad que estaba esperando y por la cual se había preparado durante toda su carrera, la misma que había iniciado en el año 2006 y que evidenciaba un registro de 14 peleas ganadas sin ninguna derrota.

Por eso dolió tanto lo que ocurrió después. A solo 20 días de viajar a los Estados Unidos, Sánchez fue víctima de un violento asalto sufriendo una serie de puñaladas que lo tuvieron al borde de la muerte.

Si bien afortunadamente logró salvar con vida, el pronóstico de los doctores no fue para nada alentador “no podrás volver a boxear”. La noticia derrumbó a “Pato Lucas” y truncó una carrera que asomaba como promisoria, considerando la posibilidad de pelear en Estados Unidos.

Seis años después el escenario es totalmente distinto. Sánchez recibió el alta médica para volver a los cuadriláteros y regresará el próximo 21 de diciembre en una velada que se desarrollará en la comuna de San Bernardo.

¿Cómo se gestó este regreso al boxeo?

Cuando me dieron la noticia de que no volvería a boxear se me vino el mundo abajo, pero después de a poco me fui motivando, comencé a entrenar de a poco y como ahora tengo más tiempo he podido darle más fuerte. Quiero volver a hacerme el nombre que tenía antes, yo no quiero volver para que me salga una pelea afuera y botar mi record, yo quiero ser campeón del mundo. Esto no es un tema de plata, mi ambición es ser campeón del mundo y si tengo que irme de Chile lo haré, ahora estoy más maduro y no me queda mucho tiempo de boxeo, no quiero terminar mal mi carrera.

¿Cómo abordarás este regreso, sientes presión o quieres disfrutar?

Voy con la intención de disfrutar, sé que hay mucha gente mirándome, me preguntan si estoy bien, me preguntan si estoy mal de plata, hay gente que te tira para abajo, y al contrario, hay gente que te motiva. Yo quiero abrir una puerta más al boxeo, porque si bien la “Crespa” Rodríguez ha ayudado mucho, falta una figura masculina en el boxeo, Miguel González es el que está más cerca, pero falta todavía. Yo quiero ser campeón del mundo, yo no entreno para buscar dinero, yo hago esto para que la gente me recuerde como un buen boxeador, porque los jóvenes tienen una mala imagen del boxeo y yo quiero cambiar eso, si tengo que dejar mi negocio de lado lo dejo porque es el boxeo el que me llena al 100%, no te imaginas cómo estoy de contento, parece que ando en las nubes.

¿Cómo has recibido el apoyo de la gente?

Es lo que más me ha dado ilusión, recibir tantas bendiciones y buenas vibras, gente que te tiene mucha fe, eso me llena mucho más, cuando estás cansado entrenando eso te da fuerza, el boxeo hay que disfrutarlo, no hay que hacerlo por obligación, influye el dinero claro, pero más la parte emocional. Mi plan es seguir haciendo peleas, quizá en el Caupolicán y si se da la oportunidad viajar a Estados Unidos.

¿Qué diferencia has notado en la escena boxística nacional desde que te retiraste hasta ahora?

Cuando yo me retiré habíamos como cuatro boxeadores profesionales, ahora hay muchos más, la “Crespa” ayudó mucho a que se abriera más el boxeo, pero si saliera campeón un hombre sería aún más, porque lamentablemente estamos en un país machista, por eso falta una figura que reluzca con todo y para eso hay que trabajar. Ahora hay más boxeadores activos, está más movido.