Si Freddie Roach hubiese sido juez, es castigo para Antonio Margarito habría sido por intento de homicidio luego que se descubriera que usaba yeso en el vendaje para las peleas.

Roach, que entrena al ex cuatro veces campeón mundial Miguel Cotto, cree que el mexicano cargó ilegalmente sus guantes en julio de 2008, cuando Margarito derrotó por KOT en el úndecimo asalto al boricua por el título welter.

Aunque nunca se probó que Margarito hizo algo ilegal en la pelea con Cotto, las sospechas siempre estarán allí, luego del incidente que tuvo previo a la pelea con Shane Mosley en 2009 en California.

Esa noche, Margarito fue programado para luchar contra Shane Mosley en un evento estelar de HBO. Alrededor de una hora antes de la pelea, la controversia estalló cuando el entrenador de Mosley, Naazim Richardson, observó que Margarito tenía una sustancia pastosa blanca en sus manos.

Después de una audiencia ante la Comisión Atlética del Estado de California, Margarito y su entrenador Javier Capetillo perdieron sus licencias por un período de al menos un año. Capetillo aceptó la culpa, alegando que por error colocó las pastillas equivocadas en los vendajes de Margarito sin el conocimiento del boxeador.

En noviembre de 2009, se reveló que las manchas rojas en los vendajes de Margarito utilizados en la pelea con Cotto fueron similares a las manchas en los insertos incautados antes de la pelea con Mosley, lo cual añadió más leña al fuego cuando se trataba de las sospechas de que Margarito alteró sus guantes para la pelea con Cotto y varios otros.

En opinión de Roach, la Comisión de California fue muy indulgente con Margarito sólo dándole una suspensión de un año. El entrenador consideró que Margarito debió haber sido enjuiciado penalmente y encarcelado durante varios años como lo fue el boxeador Luis Resto quien fue procesado penalmente por un incidente similar que tuvo lugar en 1983 con Billy Collins. cumplió 2,5 años en prisión.

“Es sólo una cuestión que creo sinceramente que él [Margarito] debería estar en la cárcel por intento de asesinato. Me refiero a que la pena [de un año de suspensión] no era suficiente para mí por lo menos. Pero la cosa es que vi a Miguel volver de eso, y fue una gran remontada. Él se hace más fuerte y más fuerte cada día en el gimnasio “, dijo Roach.

Leave a Reply

Your email address will not be published.