Cristián Olivares y Patricio Carrión fueron comunicados por parte de la Comisión Nacional de Boxeo Profesional, que al ser los dos primeros rankeados en la categoría liviano en nuestro país, tendrán la posibilidad de disputar el cinturón que quedó vacante luego que Carlos Díaz no diera con el peso en su última pelea en Lautaro.

Para esto sus equipos tendrán un plazo de 10 días a partir del 16 de mayo para comunicar si aceptan o no la oportunidad y de esta forma comenzar con las negociaciones de la pelea.

Este combate es muy esperado en la ciudad de Iquique porque ambos púgiles representan a dos escuelas que, deportivamente, son rivales entre sí. En el caso de Cristián Olivares, púgil de Charly Boxing Team, identificado con la Asociación de Boxeo Centro Iquique y Carrión representante del Club de Boxeo Heriberto Rojas.

Ambos púgiles se encuentran invictos y ya habían manifestado su intención de retar a Carlos Díaz, quien hasta el pasado viernes era el campeón de Chile peso liviano.

En caso de que alguno de los púgiles desistiera de la oportunidad, la lista se correrá a los puestos siguientes: Hardy Paredes, Cristián Rojas o Patricio Bravo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.