Comparte

No le dio respiro. Así de simple fue la faena del ahora boxeador profesional Diego “Pitbull” Rivas, quien destruyó en el primer asalto al joven púgil de Hornopirén, Luis Villalobos, con un nocaut devastador.

Desde la campanada inicial Rivas salió a derrumbar la defensa de Villalobos, quien se vio sorprendido por la velocidad y variedad de golpes que demostró sobre el cuadrilátero el artemarcialista.

Una situación que no pudo superar y por eso no extraño que viniese la primera rodilla en suelo del joven púgil de Hornopirén, que pese a tener, en teoría, mayor experiencia que Rivas, los años de combates de este último en las MMA demostraron que en realidad era una pelea muy desigual.

Eso se vio reflejado con el gancho de derecha que terminó por derrumbar de forma dramática a Villalobos, quien quedó tendido en el suelo por largos segundos sin reaccionar, una situación que preocupó a su esquina, personal médico y los oficiales de ring que intentaron que el prospecto sureño se recuperara.

Afortunadamente logró volver en sí, aunque está demás decir que tendrá que tomarse los descansos necesarios para recuperarse de este nocaut que, aparentemente, no trajo mayores consecuencias, por suerte, para su salud.

Un debut con victoria para Rivas que comienza a demostrar que su llegada al boxeo profesional no es un hecho forzado y que puede lograr algo importante, por lo menos, a nivel latinoamericano.

TE PUEDE INTERESAR