Tunde Ajayi entrenador de Anthony Yarde se sintió satisfecho porque su boxeador demostró que puede sobresalir en el nivel de élite. Antes de desafiar a Kovalev, los críticos cuestionaban constantemente si Yarde era un contendiente legítimo de peso semipesado porque su récord intachable se había construido básicamente tras una montaña de “paquetes”.

Yarde, de 28 años, respondió a esos escépticos cuando casi noquea a Kovalev hacia el final del octavo asalto, el sábado en Chelyabinsk, Rusia, la ciudad natal de Kovalev. Sin embargo, Kovalev regresó rápidamente y noqueó a Yarde con un jab en el 11 ° asalto, Kovalev domino magistralmente los primeros 5 asaltos a base de un jab espectacular, que no permitió hacer nada al retador inglés. Del sexto al octavo asalto, Yarde fue conectando al cuerpo y logrando acercarse, para castigar severamente a Kovalev en el octavo. En el noveno, Kovalev se levanto como si nada y volvió a llevar a la escuela a Yarde.

“Como Anthony, sabes, no me gusta perder”, dijo Ajayi a Steve Bunce de BT Sport durante una entrevista posterior a la pelea. “Pero una cosa que puedo decir sobre Anthony es que se hizo orgulloso. Nos hizo a todos orgullosos. Trabajó duro y demostró que pertenece a este nivel.

Pero existe un dato poco conocido de este combate, el británico, no hizo sparring de ningún tipo durante su preparación, con la extraña excusa, de que no podía suplir con nadie las habilidades de Kovalev. Este método de entrenamiento, se noto ya que jamas pudo superar el jab de Kovalev, con los debidos argumentos boxeriles, simplemente imponiendo su fortaleza física, que fue tan duramente castigada, que cayo por un jab. Yarde demostró tener corazón, sin embargo su esquina, ha sido negligente e irresponsable en este punto. ¿Puede el boxeo moderno entrenarse sin sparring, para peleas de nivel mundial?


Leave a Reply

Your email address will not be published.