Es poco el tiempo que tiene para conversar, la intensa preparación que está realizando para la disputa en noviembre del cinturón super gallo de la World Boxing Federation ante la francesa Segolene Lefebvre, le deja poco tiempo para entrevistas, pero aún así se da un tiempo para recordar con nosotros una efemeride muy importante y que marca un hito en su carrera: este 5 de septiembre se cumplen 10 años desde que Yesica Marcos debutara en el boxeo profesional.

Fue en 2008 cuando en el polideportivo San Pedro de San Martín una joven muchacha de 22 años hacía su debut ante Cristina del Valle Pacheco, que entonces tenía un record de tres victorias y dos empates.

Fue un triunfo cómodo por decisión unánime y el inicio de una carrera exitosa que le depararía 2 títulos mundiales y una serie de combates que han quedado en la historia del boxeo femenino sudamericano.

“Más que nerviosa ese día estaba ansiosa por debutar y demostrar todo lo que me había preparado” recuerda Yesica de ese día que ella misma confiesa “parece que hubiese sido ayer”.

Ese año 2008 fue bastante intenso, a la victoria ante del Valle le siguieron cinco peleas más ese año, todas a su favor por decisión unánime, demostrando que se estaba ante la presencia de una boxeadora especial gracias a su potencia y determinación para ir al frente a castigar a la rival.

“Estoy contenta por lo hecho durante mi carrera, el boxeo me ha permitido hacer muchas cosas, pero también tiene un lado decepcionante y es la gente mala que rodea al boxeo, los inescrupulosos que solo quieren robarte dinero, los malos promotores que solo quieren el beneficio personal”, reflexiona Marcos a la hora de hacer un balance de lo que ha sido su carrera.

Al año siguiente en 2009 llegó el que sería su primer título internacional, el cinturón Latinoamericano de la Asociación Mundial de Boxeo ante Betina Gabriela Garino, a quien también derrotó con comodidad.

En 2010 llegaron los primeros éxitos a nivel planetario, primero, la obtención del cinturón mundial interno de la AMB ante la brasileña Simone Aparecida Da Silva y luego en 2012, el título de campeona mundial super gallo de la OMB ante la estadounidense Ana Julaton.

Marcos posteriormente obtendría también el cinturón regular de campeona mundial super gallo de la AMB lo que la transformaba en una de las mejores boxeadoras libra x libra en aquel entonces y una ídola en su Argentina natal.

Pero en 2014 comenzarían los problemas con sus manejadores, situación que le hizo ver la cara menos amable del boxeo. De todas formas y ya con esos malos recuerdos en la lejanía, Marcos saca lecciones positivas de aquellos complejos momentos “en el fondo agradezco todo el mal que me hicieron porque me enseñaron a ser más fuerte, a aprender a valerme por mí misma”, recalcó.

Además, ese oscuro momento permitió que Marcos tomara la arriesgada decisión de venir a Chile, gracias a la intervención de una de sus mejores amigas, la excampeona mundial chilena Carolina “Krespita” Rodriguez.

“Fue en Mendoza, durante la que pensé sería la última pelea de mi carrera como boxeadora, donde me encontré con Krespita y ella me propuso venir a Chile y radicarme en este país”, recuerda Marcos.

Yesica, de esta forma, llegaba al país del cual es oriundo su padre, lo que le permite además tener la doble nacionalidad chilena-argentina y pelear bajo los colores de nuestra bandera.

“No sé si habría tenido mejores oportunidades en Argentina, allá claramente hay mayor actividad y algo podría haber aprovechado, pero no me arrepiento de la decisión que tomé, acá en Chile he aprendido muchas cosas, me he hecho más fuerte, he conocido a grandes personas, me reencanté con el boxeo en este país”, reflexiona Marcos.

Yesica Marcos fue bautizada como “la campeona del pueblo” en su natal Argentina.

Fue gracias al apoyo de Krespita Rodriguez y del entrenador Claudio Pardo que Yesica Marcos tomó la decisión de regresar al boxeo en 2016, aunque sin los resultados que ella esperaba.

Una dura revancha ante una de las mejores boxeadoras de la historia de Argentina, Marcela “La Tigresa” Acuña, culminó con Marcos noqueada y el sueño de conquistar un nuevo cinturón mundial por los suelos “me jugó en contra las pocas peleas que tenía en ese tiempo, perdí bien”, recuerda Yesica.

Pero en 2018 llegó una nueva oportunidad, en esta ocasión, como respaldo del regreso de Krespita Rodriguez a los cuadrilateros y lo hizo con una victoria el pasado mes de marzo cuando se impuso a la misma rival con la cual había debutado Cristina del Valle Pacheco.

Ahora Marcos se prepara para un nuevo desafío, el próximo viernes 2 de noviembre enfrentará a la actual campeona mundial super gallo de la WBF, la francesa Segolene Lefebvre, donde espera conquistar un nuevo cinturón de campeona.

Marcos en el pesaje previo a uno de sus combates.

“Ahora estoy muy nerviosa pero siento que eso pasará con el transcurso de los días, me he preparado bien y espero ganar”, señala Marcos que lamentablemente arrastra una lesión en uno de sus hombros que no se ha podido tratar por falta de recursos.

“Estoy tratando de conseguir sponsors que me permitan realizar la operación, costear una cirugía de ese tipo en Chile cuesta dinero así que mientras no tenga los recursos tendré que aprender a vivir con el dolor”, señala la chileno-argentina.

Pese al poco apoyo económico, la chileno-argentina espera seguir cosechando títulos mundiales a su exitosa carrera.

Luego de diez años de carrera Marcos es consciente que ya está en la última parte de una exitosa historia como deportista y que quiere culminar de la mejor forma “quiero seguir haciendo peleas y tener una nueva oportunidad de pelear con Marcela Acuña y pegarle hasta por debajo de las muelas”, señala Marcos entre risas.

TE PUEDE INTERESAR



Leave a Reply

Your email address will not be published.