En un día caluroso, el 8 de julio de 1889, se llevó a cabo la pelea del siglo XIX. En los tiempos del London Prize Ring Rules, en donde se combatía a puño limpio, con fiereza, hasta que el contrario simplemente no pudiera volver en sí. Este fue uno de los encuentros más largos que se tiene registro por el título mundial de los pesos pesados entre John L Sullivan “Strong boy Boston” 38-1-1 vs Jack Kiltrain 29-5-9, que combaten por una millonaria bolsa de $10.000 dólares y la fama de ser el hombre más fuerte del planeta. John L. Sullivan, después de vencer a “Paddy Ryan” en 1882, se había convertido en campeón invicto en la categoría peso pesado, siendo un boxeador temible, proclamó que podía derrotar a cualquiera que lo enfrentase y así fue, Sullivan famoso por su potencia y fuerza se creía que podía ser derrotado si era llevado más allá del décimo round ya que Sullivan era un noqueador que nunca había pasado de este asalto. Según la información entregada por boxrec[1] y la enciclopedia de The Ring[2], Sullivan había llegado al round 9 en su combate con “Paddy Ryan” en 1882 cuando se coronó como campeón mundial de los pesos pesados bajo las reglas del London Prize, y nunca antes había pasado del 3º asalto. Según Kilrain podría derrotarlo en una pelea trabada que lo llevaría al cansancio extremo, ya que Kilrain era un experto en lucha grecorromana, este boxeador ya había pasado a la historia de este deporte en un enfrentamiento en 1887, en donde combatió la increíble cantidad de ¡106 asaltos! en un combate que termino empate con Jem Smith.

La estrategia del retador era lógica, mantener un combate largo con una gran catidad de agarres y llaves de sometimiento que minarían la capacidad noqueadora de su adversario, tal como si de una moderna pelea de MMA se tratara.

Por otro lado Sullivan confiaba en su tamaño, peso y formidable fuerza para vencer a “cualquiera” que osara enfrentarlo. Pero para la desgracia de Kilrain, Sullivan realizó una gira a Inglaterra en donde se enfrentó en diversos combates clandestinos y de exhibición a los duros peleadores irlandeses y principalmente un inglés que nunca había llevado su resistencia tan lejos, especialmente en un país en donde el boxeo a puño descubierto se practicaba desde el siglo XVIII y existía una técnica mucho más depurada, este era John Michell, con quien en se presentó en la pelea con 83 kilos y Sullivan con 90 kilogramos, Mitchell le presentó un combate que nunca antes había visto el norteamericano, Mitchell usó sus piernas y evadió constantemente los embates de Sullivan y al round 39 el réferi dio por terminado el encuentro en un empate al ver que ninguno de los dos alcanzaba una victoria definitiva al cabo de increíbles 3 horas de combate sangriento.[3]

La experiencia en Europa preparo a Sullivan para un combate extenuante y complejo, con un rival que no le daría pelea directa, por lo tanto, echó por tierra sus aspiraciones. Ya de vuelta en los Estados Unidos, en 1889, Kilrain preparó una ofensiva mediática para medirse con Sullivan ya que decía que éste se autoproclamaba campeón sin haber enfrentado debidamente a boxeadores afroamericanos, como él si lo había hecho, por lo tanto no era un real campeón del mundo y menos de Norteamérica, Sullivan quien se negaba a esto por motivos raciales y si bien es cierto debemos recordar que la abolición de la esclavitud en Estados Unidos era un hecho reciente, y el boxeo era un acto de caballeros, era más bien un hecho común en la mentalidad de la época el hecho de no enfrentar afroamericanos. Después de una polémica mediática que no hizo sino aumentar el fervor por el ansiado combate entre Kilrain un experimentado luchador y Sullivan un golpeador, se pactó una pelea clandestina, para el 8 de julio de 1889, con una bolsa enorme para la época de $10.000 dólares. En su preparación previa para la pelea Sullivan comenzó desde 1889 a entrenarse en lucha grecorromana, llegando incluso a múltiples combates de exhibición de este deporte, entrenando con un afamado luchador de la época, por su parte Kilrain se preparó de con un espartano entrenamiento que incluía, caminatas de tres horas, calistenia, dos horas de saco de arena, cuerda y pesas ligeras. Llegando a la pelea con un peso aproximado de 83 kilos y Sullivan[4] con 92 kilos. La pelea fue pactada en verano, con un calor cercano a los 37 grados, fue tan famosa para la época que incluso el famoso José Martí viajo a cubrirla para un diario norteamericano.

El combate con una afluencia estimada de 15.000 asistentes y supuestamente clandestina contó con la complacencia de las autoridades locales y a eso de las 10:15 am empezó, el primer asalto Kilrain derribo rápidamente a Sullivan utilizando sus conocimientos de lucha, dominándolo durante gran parte del asalto en el suelo, así siguieron los asaltos restantes, pero a partir del 4to, Sullivan comenzó a minar los intentos de lucha por parte de Kilrain con repetidos cabezazos y golpes al cuerpo, así siguió una fuerte refriega con sendos encuentros a corta distancia, pero a partir del asalto 24º, el combate se empezó a tener una clara preferencia para Sullivan quien logro dominar en la media distancia y lanzar repetidos rectos de derecha a la nariz de Kilrain, así mismo cada vez que este trataba de acudir a la lucha, lo golpeaba con los codos al cuerpo. A pesar de esto hacia el asalto 48º Kilrain seguía intentando practicar la lucha, provocando varios derribos a Sullivan, sin embargo, éste contragolpeó reiteradamente en las costillas a su oponente, así Kilrain tuvo que pagar por cada intento de derribarlo. La pelea ya llevaba más de una hora con un ardiente calor, se calcula que Kilrain entre rounds bebió mas de un litro de whiskey, así mismo Sullivan intento tomar té con whiskey, pero un malestar estomacal hizo que no pudiera seguir tomándolo. A pesar de lo extraño que pueda parecer el beber alcohol durante un combate, era una práctica habitual durante el siglo XIX, provocando un aumento en la agresividad y la resistencia al dolor. Para este caso parece que el hecho de que Sullivan no pudiera beber mantuvo su capacidad ofensiva más fría y supo castigar a Kilrain con técnica y metódicamente. Ya después de 2 horas y 15 minutos de en el asalto 75º Kilrain estaba al máximo de su resistencia, Sullivan había castigado metódicamente sus partes blandas y cuando vio su oportunidad, lanzo un poderoso uppercutt con el que derribó finalmente[5], pero a pesar de que bajo las reglas del London Prize Kilrain aún no estaba vencido, su segundo lanzó la toalla para dar la pelea por concluida, contra la decisión de Kilrain, su segundo dijo a los diarios de la época que de haber seguido Sullivan lo habría matado.  Así se definió una de las peleas más épicas de las que se tenga registro histórico, entre hombres que parecían no tener un umbral del dolor, siendo parte de la historia del boxeo. La memoria histórica nos puede llevar a dudar de la actual propaganda de púgiles que se proclaman invencibles y viven de fanfarronadas.

[1] Jonh L Sullivan, Record. http://boxrec.com/boxer/010547

[2] Fleisher’s, Nat. “Ring Record Book and Boxing Encyclopedia”. The Ring, 1979, p. 187

[3] Pollack, Adam. “John L Sullivan, The Career of Firts Gloved Heavyweight Champion”, Marflanc 2004, USA. P. 155

[4] Pollack, Op. Cit. p 148

[5] http://boxrec.com/media/index.php/Jake_Kilrain_vs._John_L._Sullivan