Después de un año fuera del cuadrilátero, Manny Pacquiao, de 39 años, se enfrentará al campeón welter de la WBA, Lucas Matthysse, este sábado en una pelea crucial para la estrella filipina.

Pacquiao (59-7-2, 38 KOs) vs. Matthysse (39-4, 36 KOs). Pacquiao ya no es el luchador que una vez fue hace 10 años cuando le dio una paliza a Oscar De La Hoya en 2008. Tampoco no es el mismo que noqueo a Ricky Hatton, y detuvo a un excelente Miguel Cotto en 12 asaltos. Pacquiao cumplirá 40 años este diciembre y ahora tiene una edad en la que necesita tener cuidado con los oponentes que enfrenta. Por lo tanto, en lugar de pelear contra Errol Spence, Keith Thurman o Terence Crawford, Pacquiao enfrenta posiblemente el campeón de peso welter más débil del grupo  Matthysse, de 35 años. Si Pacquiao puede “vencerlo”, entonces realmente no tiene sentido continuar con su carrera. Pacquiao se encuentra en una coyuntura en su larga carrera de 23 años en la que podría ser hora de que se concentre por completo en su trabajo senatorial en Filipinas ahora.

Pacquiao lució en su derrota contra Jeff Horn el año pasado en julio de 2017 en Brisbane, Australia. Pacquiao parecía tan viejo y pasado su mejor momento incluso en sus mejores momentos. La edad estaba allí para que todos lo vieran. Pacquiao hizo lucir bien a un luchador mediocre de 29 años en lugar de exponerlo como lo haría si luchara contra los mejores luchadores de la división como Spence, Keith Thurman, Shawn Porter, Danny García y Terence Crawford.

El acondicionamiento físico de Pacquiao no estaba allí para la pelea. Puede culpar a eso de las largas horas que se ve obligado como senador en Filipinas, basquetbolista, comando, predicador y activista en contra los de los derechos humanos.

Lo único que se puede esperar es que Pacquiao este en nivel en el que está ahora sin deteriorarse aún más. Pacquiao terminó recibiendo un gran castigo en la pelea de Horn al perder una decisión de 12 asaltos.

Por otra parte, Matthyse es un campeón mundial welter, pero solo porque la Asociación Mundial de Boxeo lo colocó en un lugar destacado y luego le permitió luchar contra un oscuro luchador de Tailandia el año pasado llamado Tewa Kiram, en una extraña pelea donde el cayo noqueado con un jab.

Contra Matthysse, Pacquiao no puede permitirse tener los problemas de resistencia que mostró contra Horn. Si Pacquiao carece de energía frente a Matthysse, le permitirá castigarlo a media distancia y ​​eso no es algo que quiera o necesite contra un pegador de ese calibre. Matthysse está peleando por encima de su clase de peso natural de súper ligero, pero todavía golpea como peso welter.

Pacquiao no tendrá al entrenador Freddie Roach con él el sábado. Pacquiao dejó ir a Roach y ahora está siendo entrenado por el ayudante de muchos años Buboy Fernández. Estas son malas noticias para Pacquiao si necesita consejos útiles durante la pelea. Es difícil imaginar que Buboy pueda darle a Pacquiao algún consejo útil si comienza a ceñirse alrededor del ring por el algo más joven de 35 años, Matthysse. Es por eso es importante que los luchadores tengan los mejores entrenadores posibles en todo momento. Buboy fue un buen ayudante para Pacquiao durante sus muchos años con él, pero no es un sustituto de un entrenador experimentado.

Pacquiao tiene demasiadas peleas difíciles durante su carrera, y contra Matthysse está en el momento equivocado después de una derrota ante Horn y un año fuera del ring. Pacquiao es un boxeador ofensivo, eso podría ser su perdición contra un púgil con pegada, más joven y que no le teme al intercambio. Es posible que su esquina solo lo aliente a buscar el intercambio y esto último podría ser la perdición para el filipino. El sábado será un combate ofensivo, que muy probablemente se resuelva en la media distancia, en donde la capacidad para sostener el ritmo durante 12 asaltos será clave.



Leave a Reply

Your email address will not be published.