Es 1910 y un joven Armando Ratinoff asiste a las peleas de la semana, a comienzos de siglo el boxeo era un deporte tan popular que tenía veladas los días miércoles, viernes, sábados y domingos. Ratinoff quedó prendado del show, en aquellos años el boxeo podía ser un tanto excéntrico, ya que existían funciones de circo, luchas, competencias de lanzamiento de cosas, como el excéntrico Jonhston Gonzales, alguna vez tratado en estas crónicas, famoso por lanzar por los aires ruedas de carretas. Así llego al boxeo y fue entrenado por otro personaje de la época, Adolfo Morales, el primer  mártir del boxeo chileno.

Morales quien murió dramáticamente tras un combate el 18 de septiembre en la plaza de la Constitución, contra el norteamericano William Daly, en ese momento se acabaron las aspiraciones de Ratinoff para subir al ring, pero según sus palabras siempre había sido hábil para llegar a los escenarios.

De esta forma tomo la decisión de ser el manager de Manuel Sánchez, quien por 1914 sería uno de los más famosos boxeadores del país, pero debido a la muerte de Morales, el boxeo estaría prohibido en Santiago hasta 1918. Entonces junto con el célebre Sánchez recorrió Sudamérica, pasando una buena temporada en Montevideo, que por aquellos años era un centro cosmopolita, en donde fue aprendiendo los distintos trucos del manejo de eventos. Según Ratinoff, hacía que Sánchez peleara 4 veces por mes.

Ratinoff, fue formando un capital, con el cual manejar parte del boxeo nacional, ya que en aquellos años existían varios promotores de boxeo, que creaban eventos en la capital. El gran momento de Ratinoff llego para la defensa del título sudamericano de Manuel Sánchez contra Santiago Mosca, en aquella pelea en la cual logro un lleno total en el Campo Los Sports de Nuñoa, recaudo la suma de 186.000 pesos, que para aquella época fue la mayor recaudación en un evento deportivo, debió sacar el dinero en un camión blindado y en sacos harineros.

Pero mientras, Sánchez literalmente se tomaba el dinero, Ratinoff fue invirtiendo en arriendo de locales y expansión de sus negocios deportivos, fue así como fue adquiriendo participación económica en el automovilismo, fútbol y circos.

A partir de aquí, se trasforma en una de las figuras relevantes de la promoción del boxeo profesional, como Miguel Angel Tallini, Benjamín Tallman Jack Martinez y Louis Bouey, el famoso manager del Tani Loaiza y Arturo Godoy.

Pero, Ratinoff también fue conocido, por manejar el mercado de la especulación boxeril, cuando en 1930, comenzó a traer una serie de boxeadores extranjeros de lo más llamativos, con nombres rimbombantes, que supuestamente habían cruzado el mundo enfrentando boxeadores de todas las latitudes, muchos fueron populares y dieron espectaculares combates siendo verdaderos aciertos boxeriles como vasco, Argote, el peruano KO. Brisset quien incluso venía con nombre comercial, también Jacobo Stern, pero también llegaron verdaderos fraudes como los italianos Cicarelli, Foglia y Bianchini. Pero este manager conocía bien su oficio, en una época en que la prensa tenia serios problemas, para conocer los records reales o que las noticias de sus supuestas hazañas, llegaran más rápido, Ratinoff aprovechaba, para crear “ídolos”, paseando a sus boxeadores por las oficinas de distintos, periódicos creando notas de sus hazañas y también, elegidos para impactar visualmente. Creando así estrellas antes que compitieran, lo que viene a ser una versión más sofisticada del burdo ejercicio de traer paquetes bolivianos y peruanos, como sucede en nuestros días.

Pero, la crisis económica de 1930-1931, producto del colapso global y político en Chile hizo más difícil la industria del espectáculo, recordemos que el país atravesaba la dictadura Militar del general Carlos Ibañez del campo y entre 1931 y 1932, gobernó la increíble cantidad de 8 presidentes. Ante este escenario, la promoción masiva de eventos boxeriles profesionales, fue decayendo principalmente debido a la crisis política y el boxeo, fue orientándose cada vez a los barrios y competencias amateur, aunque el profesionalismo jamás dejo de existir, los magnos eventos como El Tani vs Vicentini, con más de 75 mil asistentes, jamás volverían a repetirse. De aquí en adelante, Ratinoff se pondría de lleno a trabajar para un nuevo deporte popular, el fútbol.

GRACIAS POR LEER ESTA NOTA. AHORA QUEREMOS PEDIRTE UNA GRAN AYUDA… Estimados seguidores, hemos iniciado una campaña para financiar nuestro sitio dado que al ritmo actual, sin ningún tipo de entrada de recursos importante es muy difícil que pueda continuar. Para eso necesitamos de su ayuda y ofrecemos diversas alternativas REALIZAR UNA DONACIÓN, SUSCRIBIRSE COMO SOCIO O PUBLICITAR TU MARCA EN NUESTRO SITIO. Para conocer detalles de todas estas alternativas pueden hacer click en el siguiente enlace: DONACIONES. Ojalá podamos contar con ustedes, ya por el solo hecho de leer este mensaje les estamos profundamente agradecidos.

TE PUEDE INTERESAR

Leave a Reply

Your email address will not be published.