Comparte

El espejo un implemento tan común y que a ratos parece pasar inadvertido, sin mayores pretensiones que “mirarse” al realizar sombra, el espejo es un gran implemento de corrección y mejora técnica, sobre todo con el trabajo dedicado de repetición.

El uso del espejo, debe ser en enseñado en muchas de sus variables, tanto desde la corrección de la guardia y postura relativa a las manos en el mentón y hundir el mismo para su protección.

Pero conozcamos los correctos ejercicios que se pueden llevar a cabo con este aparato.

Defensa:

Desde la defensa el espejo pasa por varios estados de formación, como puede ser al inicio, siendo un buen implemento para comenzar a centrar nuestra postura, con el correcto ángulo de entrada y salida de las manos, así mismo la posición del mentón y la mano derecha, si se es diestro o de guardia zurda. Este punto muy relevante a la hora de comenzar a enseñar la postura defensiva y la proyección de los golpes básicos. Una parte que será fundamental en esta parte es la correcta organización del trabajo defensivo, utilizando la cintura, las paradas de combate, los bloqueos y fintas. En este caso el espejo es un aparato que se trabaja de manera pausada, siempre los distintos pasos defensivos, y corrigiendo aperturas que se presenten en nuestro esquema de defensa. Se puede construir una defensa en base a fintas y contra golpes, o el uso de distintas guardias frontales u oblicuas.  El espejo es un constante trabajo de perfección técnica y la repetición es clave para el desarrollo técnico.

Ofensiva

El trabajo ofensivo en el espejo es más común, ya que habitualmente se utiliza para hacer sombra y observar las combinaciones, las cuales siempre deben ser simples, para perfeccionar lo básico, que es muchas veces la llave de la victoria. Boxeadores de elite como Jermell Charlo, se enfocan en la constante repetición del jab y el recto, hasta hacer que sean perfectos en su ejecución. En torno a la ofensiva, la corrección técnica debe ser el objeto del trabajo constante con el espejo. Ya sea en rutinas de 3 minutos con uno de descanso con tres rounds. También realizar una rutina de resistencia cardiovascular de 10 a 15 min continuado. O sencillamente entrenar combinaciones de 3 a 4 golpes comenzadas y terminadas con la izquierda o derecha en caso de tener guardia zurda. De esta forma constantemente revisar y corregir la técnica y su ejecución correcta, creando combinaciones y construyendo nuestro boxeo.

 

Las piernas:

Una parte poco utilizada del espejo, pero que tiene gran importancia en la correcta aplicación de la técnica tanto defensiva como ofensiva. En un nivel inicial, es buen corrector de los golpes iniciales, desplazamiento de la pierna adelantada y el pie en punta. Los pasos planos y pasos laterales son mucho más fáciles de corregir y aprender si el practicante se está mirando al espejo al momento desde el momento de avanzar y retroceder, lanzando golpes. El espejo es un aparato de trabajo integral, en donde podemos ver desde el talón y su desplazamiento, hasta a torsión del hombro, al lanzar el recto de derecha. Los desplazamientos laterales también son sumamente importantes, al cambiar distancias y guardias, desde una posición frontal y lateral.

En resumen, al realizar un entrenamiento técnico de boxeo, la utilización del espejo, debe ser siempre un aparato de uso continuo, en donde corregimos hasta el cansancio, la postura, desplazamiento y posición de los golpes. Sumado a ser un aparato de uso técnico-táctico, podemos realizar rutinas cardiovasculares. La próxima vez que se vea un espejo de un gimnasio de boxeo, no se mire, ¡trabaje!