Manny Pacquiao peleará el 14 de abril por ESPN PPV, según, Bob Arum, y luego enfrentará a Vasyl Lomachenko en noviembre, esta última parte fue dicha del entrenador de Pacquiao, Freddie Roach. Esa es la fantasía que quiere creer esta leyenda del boxeo, que parece haber perdido la razón, junto al célebre entrenador Freddy Roach, quien también imbuido en esta alucinación comenta que Pacquiao y Loamchenko pelearan en súper ligero. Por ahora la realidad es muy distinta, con Pacquiao que está en la cartelera contra Mike Alvarado en un semifondo de la pelea por el título welter OMB entre Jeff Horn y Terence Crawford.

En realidad una pelea entre Lomachenko y Pacquiao es lejana, se espera que el ucraniano suba a peso ligero y se acomode en esa categoría, lamentablemente el filipino además de su avanzada edad, está constantemente ocupado otros trabajos “comandante contra insurgencia”, Senador por la pena de muerte, karateca, predicador” y así la lista de cosas que parece hacer a diario es inacabable, sumado a que tiene problemas para pelear en países occidentales debido a sus opiniones homofóbicas y constantes roces con la política de su país en asuntos relacionados con las violaciones a los DDHH. Después de la pelea con Jeff Horn (quien parecía estar en peso súper mediano), se intentó llegar a una revancha, pero nuevamente las múltiples tareas del senador-soldado-predicador, hicieron imposible que esta ocurriera y se terminó decidiendo por un combate contra el campeón unificado de los súper ligeros Terence Crawford, quien por años ha buscado una pelea contra Pacquiao que constantemente a esquivado. Respecto a Lomachenko y una hipotética pelea en el segundo semestre contra Pacquiao, fue desestimada por su equipo, debido a que consideran que Pacquiao es un hombre de 39 años y ganarle no representa un reto.

El caso de Manny Pacquiao y Freddy Roach, me recuerda al Quijote y Sancho Panza, un chiflado y un cuerdo que seguía todas las locuras de su representado. ¿Quién perdió la razón? El caso de Pacquiao ya es lamentable, siendo uno de los mejores boxeadores de todos los tiempos, se expone a peleas desfavorables y palizas como la que recibió de Jeff Horn, quien parecía estar dos categorías de peso arriba y más bien luchaba en un bar que en un ring de boxeo profesional. Por otra parte, Freddy Roach, parece haber perdido el rumbo hace rato, en la reciente pelea de su pupilo Mercito Gesta contra Jorge Linares, parecía estar creyendo realmente que Gesta superaba round a round a Linares, dando instrucciones que solo parecían alargar la agonía del filipino, la misma historia en la pelea de Glen Tapia contra Gabriel Rosado. Roach no gana una pelea importante hace bastante, y se presenta a la prensa con planes grandilocuentes en los cuales dice que enfrentara a Lomachenko y fantasías de ese estilo.

Finalmente es triste el espectáculo desolador para uno de los mejores boxeadores del siglo XXI, y el laureado Freddy Roach, quienes nublados la necesidad constante de ganancias que se hacen agua en sus manos, parecen recurrir con frecuencia a peleas fantásticas o palizas garantizadas, con tal de llevar algo en sus bolsillos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.