Comparte

El promotor Eddie Hearn dice que el campeón de peso pesado IBF / AMB/ IBO, Anthony Joshua, podría llegar a las 112 kilos o menos para su pelea de unificación con el campeón de la OMB Joseph Parker (24-0, 18 KOs) el 31 de marzo. Hearn dice que Joshua parece más rápido de lo que era antes en su última pelea contra Carlos Takam.

Joshua pesó una gran carrera de 115 kilos para su última pelea contra Carlos Takam el 28 de octubre del año pasado. El peso no evitó que Joshua llegara a sus 20 nocauts consecutivos, pero parecía cansado a veces durante el transcurso de la pelea y bastante “empantanado”. Hearn dijo en aquella ocasión que Joshua vendría más ligero, pero resulta que llego aún más pesado que en su combate anterior contra Wladimir Klitschko, pero resulta que estaba equivocado.

Hearn ahora está haciendo otra predicción y no está claro si tendrá razón o si está adivinando de nuevo. Para que Joshua no tenga un problema con su acondicionamiento, es posible que necesite hacer algo dramático como bajar a 102 kilos.

El hecho de que Joshua pueda moverse bien en el ring mientras muestra su juego de pies no significa que pueda pelear así durante 6 a 12 asaltos contra Parker. Joshua podría cansarse y encontrarse en la misma situación que estaba en el sexto asalto contra Klitschko en su pelea en 2017. Joshua se cansó en esa pelea y fue derribado por Wladimir.

Joshua tenía 112 kilos para la pelea de Klitschko, pero no hay una gran diferencia el peso con los 115 con que llego a Takam. Ambos pesos son demasiado para que Joshua los lleve en un combate de boxeo. Si se tratara de una competencia de fisiculturismo, entonces Joshua sería un peso perfecto en los 250, pero no para una pelea contra un peso pesado atlético como el Parker de 26 años.

Joshua estaba en su mejor momento contra Eric Molina en diciembre de 2016. Pero esa fue una pelea en la que Molina nunca intentó pelear. Estaba contento de ir a lo seguro, y Joshua lo detuvo rápidamente en el 3er asalto.

Al menos Joshua se da cuenta de que tiene fallas que necesita mejorar. Algunos pesos pesados ​​nunca se molestan en perder peso como el ridículo caso de Stiverne en uno de los peores combates de la historia contra Deontay Wilder en 2017.

Desde el día después de su pelea con Takam, todo en lo que ha estado pensando es en cómo puede mejorar, ponerse un poco más delgado, mejorar el golpe y mejorar el juego de piernas. Está obsesionado con la mejora “, dijo Hearn.

El debate del peso, es un tema importante en el boxeo y la calibración adecuada de este, punto muchas veces puede ser la diferencia entre la derrota y la victoria.

Joshua vs. Parker se llevará a cabo el 31 de marzo en Sky Box Office en el Principado Stadium en Cardiff, Gales.