Comparte

Se ha anunciado la semana pasada, que Gennady Golovkin y Saúl “Canelo” Álvarez se enfrentaran en Las Vegas el 15 de septiembre en una revancha por el campeonato unificado de peso medio, AMB, IBO y CMB.  Ambos combatientes anuncian que no habrá conferencia de prensa o gira de medios para la revancha. Ambos parecen realmente desagradarse mutuamente después de los múltiples problemas para concertar la pelea y la promoción se vende por si sola ante tamaño combate.

La pelea anterior más que una guerra, se jugó como una partida de ajedrez, calculada y medida.  ¿Por qué es esto? Ambos mostraron a su oponente el nivel apropiado de respeto y al menos inicialmente, procedieron con mucha precaución. Golovkin parecía estar un poco rígido al principio, posiblemente debido a que decidió sondear al mexicano antes de comenzar un ataque frontal, ya había vivido una experiencia un tanto decepcionante, cuando intento a arrollar a Daniel Jacobs quien supo plantarle cara.

Canelo por su parte estaba mucho más flojo al inicio, moviéndose alrededor del centro del ring con fluidez, mientras esporádicamente soltaba sus manos con combinaciones rápidas. En los rounds iniciales, esta capacidad le hizo ganar los asaltos. Canelo es naturalmente el boxeador más rápido. Surgió como un profesional en las clases de peso más bajas de peso welter y súper welter en donde la velocidad es esencial. Él es también un contragolpeador efectivo, con el tiempo ha crecido en estas habilidades, como lo demostró contra Liam Smith y la unilateral pelea contra el hijo de la leyenda Chávez Jr.

Canelo sabía, sin embargo, que los contraataques rápidos por sí solos no detendrían al tan temido GGG para siempre. Parece que enfocó su entrenamiento en agregar tamaño y poder en preparación para la primera pelea. Canelo anticipó que necesitaría tener más fuerza detrás de sus contragolpes para mantener a Golovkin siempre presionado lejos de él y a una distancia segura. Ante la pegada contundente de GGG, esta parecía una estrategia adecuada, pero a pesar de los buenos resultados, no fue capaz de mermar la capacidad ofensiva del kazajo, esta fue una de las causas de que Golovkin se viera toda la pelea presionando.

Golovkin fue capaz de imponer su voluntad y llevar a Canelo a las cuerdas constantemente al llevarlo detrás de un fuerte golpe. En la segunda pelea, Canelo tendrá que luchar durante los tres minutos completos de las doce rondas, Golovkin utiliza su jab en una variedad de formas para configurar su ofensiva e incluso para neutralizar el ataque de su oponente. GGG no lanzo su poderoso cross de derecha, cuando tenía a distancia a Canelo, esto se debe a la cautela que tuvo por los contra golpes de Canelo, y un cross poderoso era la opción ideal para un contra golpe por la apertura que presenta este golpe.  También parecía a ratos que Golovkin, no golpeaba al cuerpo, pero eso también se debía a quedar expuesto a un contragolpe de derecha del mexicano.

Fue una pelea cerebral, en el cual ambos púgiles se respetaron por su pegada y posibilidades, de noqueo. Una de las mejores cosas que se extrae de este combate, es la habilidad defensiva de Canelo. Eddy y Chepo Reynoso lo alentarán a utilizar el espacio, la velocidad y el movimiento para ganar la revancha. Los entrenadores parecían frustrados de que su luchador con tanta frecuencia optara por luchar de espaldas a las cuerdas.

Si la resistencia fue el problema que causó que Canelo se quedará contra las cuerdas, también tendría sentido suponer que el campamento de Álvarez se enfocará mucho más en el acondicionamiento esta vez que en el entrenamiento de fuerza.

Álvarez aludió a esto ya, sugiriendo que entrenaría en altitudes elevadas antes de la cancelación de la revancha que habría tenido lugar el 5 de mayo.

El equipo Golovkin aprendió bastante durante las primeras rondas en septiembre pasado. El entrenador Abel Sánchez ha proclamado en múltiples ocasiones que no ajusta el entrenamiento de sus luchadores en función de sus oponentes, lo que da luces sobre quien es Sánchez, un preparador que recibe muy buenos prospectos de Europa Oriental y mantiene su físico, con ninguna adición táctica o técnica. Sera revelador si GGG comienza atacando al cuerpo, para cortar el físico de Canelo, ya que demostrara que está dispuesto a intercambiar y ganar en medio del ring. Ambos han demostrado poseer un mentón sólido, por lo tanto, para esta revancha parece, haber pasado el momento de las mediciones y el respeto. Veremos si se solucionan por parte del mexicano, lo problemas cardiovasculares y no dormirse entre asaltos y si Golovkin, es capaz presionar, combinando torso y cabeza, tendrá posibilidades de obligar a Canelo a combatir en el centro del ring, donde tiene la ventaja.

La revancha promete, ambos ya se estudiaron y aprendieron sus debilidades y fortalezas, ahora será una guerra. En donde la capacidad estratégica de las esquinas será clave a la hora de vencer. En esta parte es Saúl Canelo es quien lleva las de ganar. Pero el kazajo es un guerrero viejo y no será para nada un rival fácil de vencer.